Desde tocar en caóticas fiestas caseras en su ciudad natal de Oxford, hasta convertirse en headliners de festivales en Europa, la trayectoria de Foals ha sido extraordinaria. Han sido aclamados por la crítica (ganadores de los premios NME y Q, además de los premios Mercury, Ivor Novello y los premios BRIT) e idolatrados por los fanáticos (1.7 millones de

ventas de sus cuatro álbumes con Certificación Oro, más de medio billón de streams en Spotify desde el 2015) en igual medida. Y mientras que la mayoría de sus contemporáneos se han quedado en el camino, Foals continúa acumulando nuevos éxitos.

Después de más de una década en la música, Foals nuevamente aborda ese amor por lo poco convencional con el proyecto más valiente y ambicioso de su carrera: no uno, sino dos asombrosos nuevos álbumes: ‘Everything Not Saved Will Be Lost’. Un par de lanzamientos, separados pero relacionados que comparten título, temática y arte. ‘Part 1’ saldrá el 8 de marzo y ‘Part 2’ en otoño próximo.

 

Quizá te interese:
Depeche Mode lanzó Spirit, su nuevo álbum de estudio

 

“Son dos mitades del mismo relicario,” explica el líder de la banda Yannis Philippakis. "Pueden escucharse y apreciarse individualmente, pero fundamentalmente, son piezas que se acompañan." Profundamente atados pero con personalidades propias, ambas piezas capturan las creaciones más convincentes, ambiciosas y cohesivas que Foals -completados por Jimmy Smith (guitarra), Jack Bevan (batería) y Edwin Congreave

(teclado)-, ha producido.

Deseosos de romper la estructura tradicional de la canción pop, a la cual sentían que estaban cada vez más apegados, las 20 composiciones desafían las expectativas. Hay composiciones exploratorias con tintes progresivos que ocasionalmente rompen la marca de los 10 minutos, junto con segmentos atmosféricos que hacen de la música una experiencia, en lugar de una mera colección de canciones. Sin embargo, la renombrada habilidad de la banda para manejar surcos implacables con sorprendente poder también alcanza nuevas alturas.

El primer sencillo ‘Exits’ es un buen ejemplo, con Philippakis conjurando la imagen de un mundo desorientado, a través de una melodía vocal contagiosa. Es un nuevo himno para el formidable arsenal de Foals, pero a la vez un pronóstico siniestro.

"Hay una idea clara de que el mundo ya no es habitable de la forma en que lo fue", dice Yannis. “Una especie de peligrosidad, falta de previsibilidad y la sensación de estar abrumado por las magnitudes de los problemas que enfrentamos. ¿Cuál es la respuesta? ¿Y cuál es el propósito de cualquier respuesta que un individuo pueda tener?" ‘Exits’ indica lo que se espera temáticamente de ‘Everything Not Saved Will Be Lost’. El título es una advertencia de que cualquier cosa, desde un fugaz momento de inspiración hasta la diversidad biológica del planeta, puede estar bajo la amenaza de ser de forma irrevocable.

Es un tema que permea todo el material del álbum, ya que Foals refleja la neurosis pública provocada por nuestro clima cultural actual. ¿Paranoia de la vigilancia del Estado? ¿Miedo al colapso ambiental? ¿Un sentimiento abrumador de ansiedad? Todo está ahí en estas canciones apocalípticas.

Es particularmente evidente en la eufórica ‘In Degrees’, que imagina un futuro donde la capacidad de hablar entre nosotros se ha reducido a nada. Este enfoque tal vez se captura más vívidamente en ‘Syrups’, y el devastador par de canciones de cierre en ‘Part 1’, ‘Sunday’ y ‘I’m Done With The World (& It’s Done With Me)’.

" En el plano lírico, hay resonancias con lo que está sucediendo en el mundo en este momento", resume Yannis. "Siento que, ¿cuál es la utilidad de ser músico en estos días, si no puedes involucrarte con al menos algunas de estas cosas? Estas canciones son banderas blancas, o son SOS, o piden ayuda… cada una de una manera diferente".

El emprendimiento de los nuevos álbumes comenzó cuando terminó la era ‘What Went Down’. El bajista fundador Walter Gervers partió en términos amistosos después de tocar en el Festival Paredes de Coura, en Portugal en agosto 2017. Foals sintió que Gervers no podría ser reemplazado -una decisión que marcó el comienzo de un período de recalibración, reorganización y, en última instancia, rejuvenecimiento.

Después de tomarse un tiempo, Foals volvió a reunirse con Yannis en tareas de producción, y junto con Edwin, también cubrieron las partes del bajo. Comenzaron a componer en un espacio de ensayo antes de exportar esos bocetos a la fase de grabación en 123 Studios, Peckham, con la asistencia del ingeniero Brett Shaw. Repetirían el ciclo entre los dos lugares, de manera efectiva, creando un loop de retroalimentación, mientras buscaban empujar cada nueva idea a la línea final.

 

Quizá te interese:
Dale un vistazo a ‘Global Citizen EP 1’ música con causa

 

‘Everything Not Saved Will Be Lost – Part 1’ ya está disponible para pre-ordenarse con ‘Exits’ como una descarga instantánea.

Foals también han anunciado una gira por Estados Unidos en la primavera y varias fechas importantes de festivales de verano en el Reino Unido y Europa.

En México se presentarán como headliners del Festival Vive Latino en marzo próximo. Consulta http://www.foals.co.uk/tour para ver las fechas completas y los detalles de las entradas.

‘Everything Not Saved Will Be Lost – Part 1’ tracklisting:

  1. ‘Moonlight’
  2. ‘Exits’
  3. ‘White Onions’
  4. ‘In Degrees’
  5. ‘Syrups’
  6. ‘On The Luna’
  7. ‘Cafe D'Athens’
  8. ‘Surf Pt.1’
  9. ‘Sunday’
  10. ‘I'm Done With The World (& It’s Done With M

 

 

 

Por: Carmen Morales