La Ciudad de México es un lugar rodeado de leyendas, las cuales incluso explican el nacimiento de la ciudad.  La historia es de origen prehispánico y narra la llegada de los aztecas al Valle de México por órdenes del dios Huitzilopochtli.

Quizá te interese:
Ciclo de Cine Tenochtitlán: Ayer y hoy

Cuenta la leyenda que los aztecas (también conocidos como mexicas) eran originarios de Aztlan,  “el país del color blanco”, una isla en medio de un lago rodeado de carrizos y colmado de chinampas. Se dice que un día, Huitzilopochtli, el dios de la guerra y el sol, les ordenó a los mexicas que debían abandonar esa tierra para buscar la grandeza en otra región. El antiguo dios les indicó que debían peregrinar hasta dar con la seña prometida: un águila devorando una serpiente, mientras se posaba en un nopal; les instruyo para que en dicho lugar debían edificar una nueva ciudad la cual culminaría en un imperio que se levantaría por encima de los demás pueblos.

Con esa promesa fue que los aztecas caminaron por años, se convirtieron en un pueblo errante, hasta que al llegar al valle de Texcoco por fin encontraron la señal divina, con el águila, el nopal y la serpiente en un islote en medio del lago. Ahí fue donde comenzaron la construcción de Tenochtitlan, que significa lugar de la abundancia. La cimentación de la nueva civilización representó diversos retos ya que tuvieron que superar las condiciones de suelo de la región, ya que se trataba de una región acuosa.

Quizá te interese:
La Ciudad de México, la más antigua de América, cuenta con el único castillo de la región.

No se sabe cuál es la historia verdadera debido a que la posición de poder que gozaron los mexicas les permitió modificar la narración a su gusto, no obstante la leyenda es parte importante de la identidad mexicana y es también el origen del escudo patrio.

 

 

 

Por: Daniel Arturo Pérez Rivera