Dicen que el amor te vuelve loco, pero nadie te advierte que quien “te ama” puede quizá te lleve a la locura (literalmente), simplemente jugando con tu memoria. A este juego emocional, el cual es considerado como un tipo de violencia, se le conoce como gaslighting; consiste en dar información falsa a una persona para que dude de sí misma, de su memoria y cordura, con la intención de llevarla a un estado de angustia.

“El gaslighting suele ser muy sutil. Por ejemplo: decirle a alguien ‘recuerdas cuando pasó esto’ y que la otra persona responda ‘no’ de forma insistente, hasta que dude de si en verdad ocurrió o no el evento mencionado”, comentó el psicólogo y sexólogo César Galicia en entrevista para Reporte Índigo.

Quizá te interese:
El humor como clave para enfrentarnos a la vida

El término gaslighting viene de una obra de teatro llamada Gaslight. Ésta se centra en un hombre que enloquece a su esposa cambiando de lugar objetos de su casa.

El gaslighting te lleva a la locura y confusión; estar loco de amor, no significa que la locura sea literal y menos si esta es una práctica violenta.

©ActualMX

“Aunque hay veces en que el gaslighting es de forma completamente maliciosa e intencional, a veces no lo es. También ocurre porque es una forma de violencia muy normalizada”, menciona Galicia.

Quizá te interese: 
La complejidad emocional, un beneficio para la salud física y mental

Normalmente quienes sufren de este tipo de violencia emocional por porte de su pareja, son aquellas personas que, como en la mayoría de las víctimas de violencia, tienen bajo autoestima y son dependientes. La razón es que fácilmente dudan de sí mismas y confían ciegamente en las demás personas.

La manera de liberarse del gaslighting es poniendo límites; señalar a la pareja cuando ocurra y concientizar en ella para que cambie su actitud. Si nada de esto funciona, es mejor alejarse, porque nada vale más que la cordura y el amor propio.

Por: Nadia Juárez.