La noticia de que Banksy autodestruyó su obra Girl with Balloon durante una subasta de arte, se regó como pólvora. Esto sucedió luego de que la obra fue vendida en una subasta por 1.04 millones de libras (1.4 millones de dólares) la semana pasada.

Todo parecía indicar que fue la broma perfecta pero… aunque tomó por sorpresa a los espectadores y al mundo del arte de igual manera, el artista anónimo no se salió con la suya, ya que en un video publicado en la red, dejó entrever que las cosas en realidad no salieron como estaban planeadas.

Un video tomado con teléfono celular en la subasta en Londres muestra la obra deslizándose dentro de una trituradora oculta en el marco, antes de detenerse abruptamente a la mitad y luego ser retirada por los funcionarios de la subasta.

Sin embargo, un nuevo video publicado por Banksy el miércoles pasado en su sitio web dejó ver que la pintura del 2006 Girl with Balloon (Niña con globo) debía ser destruida por completo, aunque no fue así.

El video mostró imágenes de una obra idéntica siendo triturada de pies a cabeza, con tiras del lienzo cayendo por debajo.

Quizá te interese:
 Vans sorprendió al mundo del arte con una colección exclusiva de Van Gogh

El video estuvo acompañado por el mensaje: “En los ensayos siempre funcionó…”.

Descrito como “la edición del director”, el video de tres minutos ofrece más pruebas de cómo fue que el artista instaló la trituradora. El material también sugirió que el acto fue iniciado por medio de un dispositivo portátil, aunque no se sabe a ciencia cierta quién accionó el botón de encendido del gadget, ya que no existen pruebas dentro de la grabación en la sala.

La realidad es que algunas partes parecen haber sido grabadas subrepticiamente, lo que nos entera de la estrategia que se ha venido fraguando. Además de ello, las escenas dentro de la sala de subastas parecen haber sido tomadas desde distintos ángulos, tal vez por sus ayudantes en la misma.

Poco después de la subasta, Sotheby’s anunció que la pintura había sido rebautizada como Love is in the Bin (El amor está en el basurero). El ganador de la subasta continuó con la compra, de acuerdo a un reporte y las especulaciones de que el valor de la obra aumentó con su destrucción parcial.

Sotheby’s negó previamente su participación en la broma, o incluso su conocimiento, aunque nadie lo sabe.

 

Por: Azenet Folch