Hoy recordamos el 26 de septiembre de 2007 como el día de lanzamiento de Halo 3, la entrega final de Halo y el cierre de la historia que comenzó en 2001 con Halo: Combat Evolved… o al menos así fue hasta que Bungie, estudio creador de la saga, decidiese continuar con la franquicia en juegos posteriores como Halo Wars o Halo: Reach (para más tarde lanzar Halo 4 en 2012).

No obstante, el slogan de Halo 3 fue “Finish The Fight” (termina la pelea) y a la fecha se mantiene como un juego exclusivo para Xbox 360, aunque disponible también para Xbox One a través del compilatorio Halo: The Master Chief Collection.

La narrativa de Halo es una historia de ciencia ficción que transcurre alrededor del año 2552. En esos tiempos, la raza humana se encuentra en guerra contra una alianza de alienígenas unidas en una cruzada religiosa: los Covenant.

Durante el conflicto, humanidad y Covenants encuentran un campo de batalla en una estación planetaria conocida como Halo. No pasa mucho tiempo para que ambos bandos descubran que es una prisión para una raza de criaturas parasíticas cuya existencia pone en riesgo a toda la vida del universo.

En Halo 3, la historia se centra en Master Chief, el super soldado protagonista de la saga, en su lucha por salvar a la Tierra de la amenaza Covenant y de los parásitos conocidos como The Flood.

Halo, desde sus inicios, fue un juego de disparos que se encargó de llevar el género de FPS (First Person Shooter) a las masas, alejándose de recorrer laberintos y buscar llaves para centrarse en la acción rápida, principalmente en el multijugador.

Entre las novedades de Halo 3 se incluyeron el uso de equipamiento secundario, como escudos deflectores y bengalas. Además, fue el primero en la saga que permitió a los jugadores editar sus propios mapas multijugador.

La tercera parte de la franquicia vendió 4.2 millones de unidades en su día de lanzamiento y recopiló 300 millones de dólares en su primera semana, por lo que se consagró como el juego más vendido de 2007, con aclamo tanto de la crítica como de los jugadores.

Por: Daniel Pérez.