La heterocromía de iris o heterocromía simple es una anomalía en la que se presentan iris de diferente color o distinto coloración en partes de un mismo iris. El fenómeno es más frecuente en gatos y perros, principalmente en razas de Dálmata y Siberian Husky; pero también se puede presentar en seres humanos. El fenómeno indica que la persona tiene demasiada o muy poca Melanina en el cuerpo.

Es muy común que la heterocromía se haga presente a lo largo de la vida y los causantes pueden ser distintos factores, como una hemorragia, un objeto extraño en el ojo, una lesión, inflamación de un sólo ojo, glaucoma, o incluso, debido a los medicamentos que se utilizan para tratar dicha enfermedad. También se ha asociado con la presencia de tumores en el ojo.

Quizá te interese:
¿Hambre? Te damos 5 consejos para controlar tus antojos

La anomalía también puede padecerse el nacimiento y, de igual manera, el origen puede deberse a múltiples factores. Por ejemplo, por herencia autosómica dominante, es decir, heredada por uno o ambos padres. También es indicador de patologías como el Síndrome de Waardenburg, el Síndrome de Claude-Bernard-Horner y la Neurofibromatosis.

Ya sea que se presente súbitamente o que se nazca con la anomalía, es esencial acudir con un especialista para determinar la causa del problema.

Los bebés deben ser examinados por un pediatra y un oftalmólogo.

En adultos, un examen oftalmológico completo puede determinar la mayoría de las causas de esta anomalía, si el doctor sospecha que puede ser parte de otro trastorno pedirá que se realicen análisis de sangre y/o estudios cromosómicos.

 

Por: Gerardo Guillén