En proceso la modernización del transporte público en la capital

El Gobierno capitalino comenzó la destrucción de los primeros microbuses (poco más de 700), que serán sustituidos por unidades amigables con el entorno. La «chatarrización» de estos vehículos, es parte del programa que garantizará tanto la movilidad de los ciudadanos en CDMX, como las medidas tomadas para mejorar la calidad del aire.

Para finales del 2018, se destruirán 20 mil unidades. Esto se hará de la siguiente manera: 3 mil unidades en lo que resta de este año, 5 mil en el 2017 y 6 mil a lo largo del 2018; tal y como lo propone el Programa publicado en la Gaceta oficial de la Ciudad de México.

Los microbuses serán sustituidos por vehículos híbridos o eléctricos, para reducir hasta en un 90% la emisión de contaminantes. Aunado a esto, la Secretaría de Movilidad, entregará bonos de 100 mil pesos a los concesionarios, para que puedan adquirir nuevas unidades.

La renovación de los medios de transporte público es forzosa y la destrucción de los equipos descontinuados, es necesaria para evitar que se vendan y circulen en otras entidades de la república.

Además, como medida precautoria, no se otorgarán más concesiones a vehículos contaminantes, para poder garantizar que únicamente circulen unidades sustentables ecológicamente.

El Programa para la Transformación del Modelo de Prestación de Servicio de Transporte Público, incluye también la capacitación integral a los operadores, así como un servicio ordenado, profesional y limpio.

Resumiendo, esta medida representa una oportunidad única para equilibrar la movilidad, dotar a la CDMX de un nuevo equipo de transporte y cuidar el medio ambiente.Chatarra 2