El cuerpo de Keith Flint, fue encontrado sin vida en su casa. La polémica y extravagante estrella vocalista de The Prodigy, murió a los 49 años de edad en la localidad inglesa de Dunmow, en el condado de Essex.

De acuerdo a los diarios británicos como The Independent y Metro, la policía se encuentra aún en el lugar de los hechos. Es un hecho, que su muerte no se está tratando como sospechosa, ya que todo indica, hasta ahora, que murió de causas naturales.

 

Quizá te interese:
Murió Christian Bach a los 59 años de edad

 

“Recibimos una llamada preocupada por la salud de un hombre en una dirección en Brook Hill a eso de las 8.10 de la mañana”, relató un portavoz de la policía de Essex a The Sun.

Añadió: “Al llegar, tristemente, un hombre de 49 años fue declarado muerto en el lugar. Sus familiares han sido informados.”

En su cuenta de Facebook fue publicado recientemente, un comunicado que advirtió a sus más de 3 millones de seguidores, la triste noticia. Por su parte la banda confirmó el fallecimiento de su líder.

El polémico Keith Flint cantante de la agrupación The Prodigy, murió a los 49 años. Su cuerpo sin vida fue encontrado en su casa.

“Con un profundo dolor y tristeza confirmamos la muerte de nuestro hermano y mejor amigo Keith Flint. Un verdadero pionero, innovador y leyenda. Se lo va a extrañar siempre”, escribieron sus compañeros.

Además agregaron: “Les damos las gracias por respetar la privacidad a todos los interesados en este momento.”

 

Quizá te interese:
Murió la actriz y directora Penny Marshall

 

Por su parte, Flint y su imponente popularidad, contribuyó a llevar a The Prodigy a la cima y convertirlo en uno de los grupos más influyentes de la escena underground británica, cosa que hasta la fecha, nadie refuta y continúan vigentes.

Entre los grandes éxitos de la banda destacaron Firestarter y Smack My Bitch Up, que fusionaron ritmos de baile con elementos punk.

Descanse en paz, Keith Flint. Gracias por hacernos vivir tan intensamente los mejores momentos de nuestra juventud y más, con tu música. 

 

 

 

Por: Azenet Folch