Una oficina, dentro, un equipo de trabajo conformado por diez personas que en su tiempo libre, se dedican a nadar en la red y estar inmersos en la esfera irrompible de su iPhone, todos luchando silenciosamente contra un monstruoso jefe con “aire de líder”…. ¿Te suena familiar?.

Quizá te interese:
Cómo lidiar con el acoso sexual en tu lugar de trabajo

Lo que para muchos colaboradores es tener espacio propio, para una empresa es el inevitable resultado de un ambiente individualista que trae consigo barreras que limitan la comunicación entre los colaboradores. Si bien, los canales por los que nos comunicamos se han trasformado con el tiempo, la falta de la comunicación entre los miembros de una empresa, debería dejar de ser un mal institucional.

Cuando se encuentran las áreas de oportunidad de una organización se puede atacar directamente el problema, pero triste y generalmente para quienes se encargan del área tanto de Recursos Humanos, como de Recursos Monetarios, es más fácil renovar al personal; sin darse cuenta que cambiar a Fulano por Zutano no servirá de nada si no se resuelven las estrategias de comunicación interna.

Para muchas empresas, la Comunicación Organizacional es un tema que aún no ha cobrado importancia, pero es un hecho que, en cualquiera de sus formas, es el motor que impulsa a crear un ambiente estable.

Debemos comenzar a oponernos a las pantallas y barreras que se han creado, para enfocar la atención de los miembros del equipo hacia canales efectivos, por ejemplo, una reunión en la que dichos encuentren sus fortalezas y oportunidades.

Quizá te interese:
Coworking Flylab el espacio colaborativo de trabajo

Es un tema que debe cobrar vida y relevancia en las empresas, contar con un especialista en Comunicación, no sólo para la imagen que proyecte, sino para alcanzar el éxito que todos pretendemos como parte de una institución.

Por: Alejandra Triujeque