Impossible Foods es una organización empeñada en reproducir alimentos provenientes de los animales, como la carne y el queso, utilizando productos de origen vegetal. Su primer resultado es la hamburguesa vegetariana con sabor a carne que hoy puede disfrutarse en el restaurante Momofuku Nishi, en Nueva York.

La carne de esta hamburguesa está hecha de una amalgama de trigo, aceite de coco y proteína de papa, ingredientes comunes en otras hamburguesas vegetarianas. El ingrediente secreto agregado por Impossible Foods es la adición de moléculas hemo, un componente que se encuentra en la sangre de los animales, pero también en las plantas que transportan oxígeno en sus sistemas.

El hemo es lo que permite a esta carne falsa chamuscarse y “sangrar” como lo hace la carne de origen animal, incluso permite que una hamburguesa a término medio se mantenga roja en el centro tal como la opción carnívora.

En palabras de quienes ya probaron la hamburguesa, el sabor es prácticamente indistinguible y en algunos casos mejor al de la alternativa animal. Otros comentaron que le hace falta la grasa que contiene la carne real; no obstante, una menor cantidad de grasa también convierte esta hamburguesa en una opción más saludable sin sacrificar demasiado sabor.

Cabe destacar que un grupo considerable de vegetarianos elige ese estilo de vida no por oponerse al consumo de la carne, sino por generar consciencia en torno a la industria alimenticia. Por ello, un producto vegetariano con un “nostálgico” sabor a carne representa una opción muy esperada.

Esta hamburguesa podría significar el primer paso en generar más productos con sabor animal que no involucren carne de verdad. Algunas ventajas de reducir el consumo animal significa la reducción de terrenos que son devastados para el consumo de ganado, menores emisiones a la atmósfera debido a la producción y reducir el maltrato animal en las instalaciones donde no se les trata con dignidad.

Por: Daniel Pérez