¿Recuerdan a la migrante Miriam Celaya? Esta mujer fue quien rechazó un plato de frijoles, mientras la caravana migrante pasó por nuestro país. Esta vez volvió a causar polémica, pero ahora de manera distinta… Pidió perdón.

A punto de irse con sus hijas del albergue por el «bullying» Miriam Celaya, recibió el desprecio de otros hondureños por haber afectado su imagen ante los mexicanos.

Pongámonos en contexto. Esta mujer argumentó durante un video del cual tomaron un extracto de 21 segundos del original de 4 minutos que se hizo viral, que el plato de frijoles que le dieron de comer en el albergue de la ciudad de Tijuana estaba “fatal y que era comida para cerdos” Dichas palabras bastaron para comenzar una guerra de palabrería entre mexicanos y hondureños sin tregua, hasta ahora.

IRLANDA SANCHEZ LA MUÑECA DE SAN DIEGO

Por desgracia, algunos mexicanos se colocaron en una postura de odio hacia la caravana de migrantes, en su mayoría provenientes de Honduras, a la cual se les sumaron varios más que decidieron vivir el “sueño americano” pese a las condiciones que reina contra los indocumentados en el país de los deseos.

 

Quizá te interese:
Y tú… ¿Qué color de piel tienes? Encuesta Nacional sobre Discriminación en México

 

El último sitio en el que los migrantes se sitúan antes de llegar a la Unión Americana, es  Tijuana, en el norte de México. Sin embargo, en cuanto el video se hizo presente en redes sociales, las malas expresiones en contra de los hondureños no se hizo esperar y la situación se salió de control, con la circulación de innumerables comentarios de rechazo y de burla a Miriam y a su actitud ante la ayuda que se dio a los migrantes en nuestro país.

A continuación de lo sucedido en digital a su llegada a Tijuana, el rechazo se expresó de manera incontrolable y desagradable, incluso el pasado domingo, los tijuaneses se lanzaron a las calles y realizaron una manifestación de inconformidad, ya que no es la primera vez reciben inmigrantes en el estado. Consignas como “Aquí somos pobres: comemos frijoles”,

“Fuera hondureños, aquí no los queremos”. Unas 200 personas gritaban con repudio hacia el refugio en un intento de atacar en específico a los hondureños, hasta que fueron detenidos por la policía antimotines.

¿De dónde salió el famoso video?

Deutsche Welle mostró en el video: “Mira lo que están dando: puros frijoles molidos, como si le estuvieran dando de comer a los chanchos. Y ni modo, hay que comernos esa comida porque si no nos morimos de hambre”.

BBC Mundo contactó a la mujer y lo que reveló sorprendió al mundo entero, pero al parecer… Los mexicanos no olvidan.

Los hondureños atacaron de regreso con un conmovedor video donde dijeron estar agradecidos por el “bocado que se han quitado para dárnoslo” Aunado a esto, organizaron una jornada de limpieza y colgaron una manta a la entrada del refugio que dice: “Gracias México por su ayuda y cariño”.

Razones para justificar la falta, sobraron, sin embargo el móvil de Miriam Celaya parece particularmente auténtico y previo a marcharse del refugio, Miriam Celaya explicó para la BBC Mundo que ella dejó Honduras con la finalidad de ir a Estados Unidos para que operaran a una de sus hijas, Brittany, de 11 años y que es sordomuda.

“Yo solo quiero conseguir tratamiento para que ella pueda oír y que no podía pagar en mi país. Si luego tengo que volver allá, lo hago”, declaró. “Yo pido perdón a los mexicanos. Mil disculpas. Hemos caminado por todo México y hemos recibido mucha ayuda. Tengo todo que agradecerles. Yo he criado a mis hijos con muchos esfuerzos y dándoles frijoles y tortillas”, argumentó.

Momentos antes de que el periodista de la BBC llegara a entrevistarla estaba consternada por un incidente sucedido algunos instantes previos.

“Uno de los jóvenes que estaba repartiendo la comida, intentó forzar a mi hija a que comiera, cuando ella estaba enferma del estómago. Como ella no quería, él se quejó: ‘Estos putos hondureños no quieren comer frijoles”.

Miriam Celaya insistió que todo esto le afectó mucho a ella y su familia. A México, dice, le tiene solo cariño: “Nos han dado comida, ropa, medicina, cuando no era su obligación”.

Por su parte la BBC Mundo no encontró al joven que supuestamente maltrató a Miriam Celaya y su hija.

El periodista de Deutsche Welle que hizo el video, Aitor Saez, comenta a BBC Mundo que nunca se imaginó “que este comentario pudiera desencadenar una reacción así”.

Su reportaje final duraba 4 minutos de los cuales los usuarios de redes sociales  tomaron 21 segundos desfavorables para los hondureños.

“Fueron declaraciones sacadas de contexto y usadas por la gente que está en contra de los migrantes para avivar los ánimos”, puntualizó.

El pasado jueves, cuando la caravana pisaba tierra en Tijuana, el refugio apenas abría  sus puertas y las autoridades se encontraban en apuros por el número de migrantes que visitó el estado.

De acuerdo a las palabras de Miguel Figueroa Zandoval, director de Desarrollo Social del Municipio, le pareció que no habría problema alguno ya que “el frijol es un alimento básico para los mexicanos y es muy rico”. Dijo. “No pensamos que a alguien no le pudieran gustar. De hecho, ese día la olla quedó vacía”. Añadió. Sin embargo, pidió una disculpa por los inconvenientes sucedidos al respecto.

La mujer migrante que rechazó los frijoles que se les ofreció en México, pidió perdón por la mala imagen a su país y el revuelo que causó.

Un ejemplo claro de xenofobia y racismo, el cual no nos hagamos pendejos, vivimos todos los días en México, coincidió con los comentarios que el mundo entero vio gracias a la ayuda de las Redes Sociales, por el video transmitido por la BBC Mundo, quienes cabe aclarar que sólo hacían su trabajo periodístico y por desgracia, dio a conocer una parte horrible de nuestro día a día. ¿Quieres que te de un ejemplo? “Mugroso”, “culero”, “pinche negro” (afroamericanos), “Tachidito” (orientales), “Pobre”, “Pinche jodido”, ¿Te suena?

“Es importante ser críticos y tener cuidado con lo que consumimos en el internet. Es muy fácil modificar una foto, cortar un video y manipular la información. Ahora faltaba un motivo para que despertara el odio contra esta gente vulnerable”, aseguró Martín Pineda, a cargo de las redes sociales de la ONG Centro de Recursos Centroamericanos.

Sin embargo, debemos de tomar en cuenta que todo indicó que la información se manipuló para crear rechazo a los hondureños, quienes han intentado por todos los medios de redimir el acto de una sola persona.

 

Quizá te interese:
 ¿Qué tipo de inmigrante eres? La historia de Eddy Koretzky quien vino desde Argentina a encontrarse consigo mismo en México

 

Desgraciadamente tras el incidente de Miriam Celaya, se hizo viral la fotografía de un hombre con un cartel que dice: “En Honduras no comemos frijoles. Si vas a apoyar, que sea algo digno”. Este se trata de una imagen falsa que circula en las Redes Sociales, de un activista asesinado el año pasado, sí leíste bien, ¡falleció hace un año!. El cartel original decía, “Quiero que mis hijos tengan una educación pública de calidad, sin represión ni autoritarismo”.

Para concluir, las relaciones humanas son complicadas, “nadie hace nada si no hay un bien a cambio de ello”, tal vez un hueco emocional que tapar, un bien que recibir. La realidad es que la mayoría no conocemos a ciencia cierta cómo son las personas que cruzan por nuestra tierra, posiblemente como todos nosotros, tendrán su grado de maldad o bondad, incluso podríamos aventurarnos a pensar que hay manipulación por parte de intereses que no comprendemos estén en contra de los migrantes (cada cabeza es un mundo y es libre de pensar por su cuenta), solo te pregunto… ¿qué harías si invadieran nuestro país y nos viéramos obligados a migrar con nuestras familias? No olvidemos que los mexicanos somos un tanto… delicaditos; ni tampoco  que esta es una crisis humanitaria y seguramente estarías dispuesto a TODO, con tal de mantener a salvo a tus seres queridos, así que pensemos por un breve instante si realmente conocemos en verdad de lo que sucede con los migrantes o ¿sólo juzgamos por lo que vemos “digerido” en la web?

 

 

Por: Azenet Folch