La salud de nuestros seres queridos, es lo que más nos preocupa a la hora de tocar el tema de la nutrición. La leche, es un alimento fundamental para complementar la ingesta de los más vulnerables de nuestro hogar, que comprende a los niños y a los ancianos.

La leche en polvo nos provee de beneficios tanto físicos, como de transporte y almacenamiento. Esto se debe a la manera en la que se trata con el fin de facilitar su traslado, ya que este valioso alimento, reduce su peso hasta en un 80%, bajando costes en todos los aspectos y ayudando a que los consumidores no pierdan las propiedades nutritivas de la misma, e incluso permite adicionarla con vitaminas y minerales.

Quizá te interese:
Leche materna en polvo literalmente salva vidas

Otro valor agregado de este importante alimento, es que en sitios donde la refrigeración de los alimentos es escasa, o nula, facilita su consumo. Podemos en este contexto, recordar que fue un producto sumamente competitivo en los años 80, para los países en desarrollo.

Esta transformación de la leche, ha sido bien adoptada por excursionistas, pueblos cazadores, nómadas, escaladores de montaña, militares, en pueblos donde la luz eléctrica no les permite mantener alimento refrigerado como antes lo mencionamos y es de vital importancia para los bebés que por algún motivo no pueden ser amamantados de manera natural y por ende, este recurso es literalmente, un salvavidas en esta etapa fundamental de su crecimiento.

La leche en polvo posee propiedades e importantes beneficios tanto por su fácil almacenamiento, como por la nutrición que brinda al ser humano.

Wallpapers4screen

Su bajo contenido en agua, impide que los microorganismos se desarrollen en ella, además en su proceso previo de deshidratación los procedimientos térmicos a los que es sometida, desactiva la enzima ‘Lipasa’ que es la encargada de degradar la grasa de la leche.

Un dato de la leche líquida que debes conocer, es que en cuanto abrimos el envase, esta comienza a perder propiedades, situación que no sucede con la leche en polvo, ya que su degradación comienza, hasta que se agrega el agua y lo magnífico de ella, es que se puede preparar en las porciones consumibles en el momento de manera aislada.

En comparación con la leche líquida, su versión en polvo, está comprobado que contiene mayor cantidad de calcio. Tan sólo en un vaso preparado ya con agua, la leche deshidratada posee la porción de 8 vasos de su hermana tradicional. Así mismo, se sabe que si su ingesta es hecha en seco, la cantidad de calcio es en una proporción más robusta que cuando se le agrega agua.

La leche en polvo posee propiedades e importantes beneficios tanto por su fácil almacenamiento, como por la nutrición que brinda al ser humano.

Soy Homosensual

En cuanto a la digestión, la leche seca, se digiere de manera más rápida y fácil por el cuerpo, que en su versión original, además contiene un tercio más de proteínas, por lo que es recomendable para las personas que ejercitan su cuerpo al máximo. Lo fabuloso de esto, es que incluso podemos aumentar o disminuir la dosificación de ella, al concentrar la bebida con una dosis extra de leche.

Su alto porcentaje en potasio, ayuda a la circulación de quienes la ingieren y evita con ello también los temidos calambres musculares.

Quizá te interese:
Receta: Pastel de tres leches

Por si fuera poco, es rica en fósforo, lo que ayuda a los atletas con su rendimiento, además de reforzar las funciones cerebrales, incluyendo el aumento de vitamina B2 (riboflavina), que ayuda a mejorar el insomnio, el estrés y ayuda con la salud ocular.

Además de ello la Vitamina B5 (ácido pantoténico) ayuda a reducir el exceso de colesterol. La vitamina B7 (biotina) mejora en gran medida el cabello como las uñas, además de que este último es un regulador de la azúcar en la sangre, así que es muy recomendada para diabéticos.

¿Conoces algunos otros beneficios? coméntanos.

Por: Azenet Folch