Si está en tus planes adquirir una bicicleta eléctrica a corto o mediano plazo, deberías conocer las legislaciones que involucran a quienes adquieren este tipo de transporte en México.

Ideal para combinar ejercicio y transporte, la bicicleta eléctrica es una gran opción para ayudarte a ejercitarte y a llegar a donde quieras en poco tiempo, además de manera eficaz.

Pero como casi todos los medios de transporte, la bicicleta eléctrica se verá afectada o beneficiada, por las mismas normas del resto de las bicis.

Iniciemos con una básica, la cual habla de que en la ciudad, el uso del casco no es obligatorio, pero lo es en vías interurbanas y carretera por supuesto, sí lo es. Otra regla pertinente que deben de seguir al pie de la letra quienes están a punto de iniciar en el camino de la bicicleta eléctrica, es el que no podrán circular por las aceras, a menos que estén especialmente indicadas para ello, por lo que se ven obligadas a circular por la avenida como el resto de vehículos.

Quizá te interese:
Cycflix, la bicicleta que reproduce tus series de Netflix

Por supuesto, para una bicicleta normal y mecánica, no se necesita una licencia para conducir,  pero sí en el caso de un ciclomotor. Además a ello se aúna que la bicicleta debe llevar luz delantera blanca y trasera de color rojo siempre que circule en condiciones de luminosidad reducida o de noche.

Aunque no es necesario contar con un seguro de daños a terceros, ni se tiene que pagar impuesto de circulación a vehículos de tracción mecánica, ya que no son homologables a los mismos, es necesario que tomes en cuenta que en cualquier momento podrías echar mano de un seguro de gastos médicos para ti, recuerda que prácticamente la carrocería de tu bici, es tu cuerpo y por supuesto en caso de dañar a terceros, tendrás obligatoriamente  que hacerte cargo de los daños causados a quien resulte, según sea el caso y por tus propios medios.

Si necesitas más información sobre el reglamento de tránsito que rige a los usuarios de bicicletas en las Ciudad de México, dale un vistazo, aprende y comparte. Tu seguridad es primero y recuerda que no es lo mismo tener una bicicleta convencional, que una de motor.

 

 

Por: Azenet Folch