Las manos y su movimiento son una extensión de tu personalidad.

Unas manos pulcras hablan mucho de quien eres y como manejas tu presencia. El cuidado de las manos, dedos y uñas habla secretos de ti. Además, el lenguaje corporal tiene más de un 50% de impacto en la comunicación interpersonal, es por ello que no sólo debemos cuidar lo que decimos, sino cómo nos movemos y cómo nos vemos. Nosotros te damos unos consejos para que los puedas aplicar tanto en tu vida cotidiana como en el trabajo y consigas éxito en tus relaciones.

Las manos pueden crear por sí solas alrededor de 5 mil gestos, asegúrate de que están apoyando el mensaje que estás diciendo y no distrayendo a tu interlocutor. Para empezar, te aconsejamos saludar con un apretón de manos que sea firme pero no dominante; sostén la mirada mientras lo haces e intercambias nombres con la persona en cuestión.
Nunca te toques el cuello o la garganta mientras hablas, mucho menos en medio de un discurso, pues eso te hará ver inseguro y nervioso, mejor coloca momentáneamente las manos en la cintura para denotar seguridad. Y si te toca escuchar al otro, poner la mano debajo de la barbilla te hará ver confiado e interesado.
Para verte decidido en una junta o discusión grupal, inclínate hacia el frente y abre las palmas de las manos, esto demuestra proactividad y decisión. Si dejas las manos sobre de la mesa te verás sumiso y controlable, evítalo a toda costa.
Tampoco apuntes con el dedo, todo el mundo sabe que es de mala educación. Además, subconscientemente se trata de un signo de dominación, el que habla está agrediendo a quienes lo escuchan.
Así pues, que pon cuidado en la apariencia de tus manos y pon en práctica los consejos que te damos ellos son el pasaporte para una nueva vida de éxito y triunfo.

 

 

Por: Joanna Gutiérrez