Sabemos de la importancia de este mes en particular cuando de reafirmar nuestra identidad nacional hablamos, sin embargo, muchas de las cosas que se nos enseñan en la escuela resultan no ser del todo ciertas. De esto nos enteramos mucho tiempo después, y nos vemos obligados a desencantarnos de nuestros héroes. O cuando menos aprendemos a no tratarlos como seres impolutos.

Quizá te interese:
Tragicomedia Mexicana

Hoy te presentamos tres libros que derriban todos esos mitos que conforman nuestra historia, pero que lo hacen una manera entretenida y muy divertida.

 

Tragicomedia mexicana de, José Agustín

Uno de los grandes autores contraculturales de nuestro país escribió esta serie de libros en los que relata los años del siglo pasado que han derivado en el México moderno que conocemos, y del que gozamos. El primer libro abarca, ni más ni menos, la época posterior a la Revolución Mexicana y de la consolidación de su proyecto por antonomasia: el Partido Revolucionario Institucional.

De esta trilogía ya te habíamos hablado en algún momento, pero nos parecía pertinente enlistarlo aquí.

La historia de la República, de Chumel Torres

Uno de los youtubers más populares y exitosos del internet se aventuró a escribir, junto con un dedicado equipo de trabajo, un libro que reconstruya la historia de este país como lo haría cualquier libro de texto de nivel básico. Pero aquí tenemos una propuesta diferente puesto que se hacen las correcciones pertinentes, al tiempo que se le meten chistes para romper con la formalidad del formato.

Las mentiras de mis maestros, de Luis Gonzáles de Alba

Quizá te interese:
Ángel de la Independencia

Uno de los dirigentes del Movimiento Estudiantil de 1968, estudioso de la ciencia y de la historia, escribió este libro en el que se descubren todos esos pasajes que se omitieron en los libros de oficiales y en los que se cuentan medias verdades. En un gran ejercicio de documentación, aunque con menos comedia que los dos anteriores, este es uno de los mejores ejercicios de documentación.

 

Por: Aldo Mejía