¿Sabías que pasamos más de 20 años de nuestra vida dormidos?

En las mañanas nos preparamos para un largo día, hacemos ejercicio y nos alimentamos sanamente y con ello desempeñar mejor nuestras actividades, en fin, nos alistamos para transitar lo mejor posible este estado de constante alerta, pero pocos saben que antes de dormir también tendríamos que preparar una serie de factores para aprovechar al máximo este momento de descanso.

Quizá te interese: 
4 trastornos del sueño que te impiden tener una vida plena

Te dejamos una serie de recomendaciones para conciliar mejor el sueño y aprovechar al máximo todos los procesos que tu cuerpo hace durante dicho estado:

  • Acuéstate lo más temprano posible. Tu cuerpo recarga la mayor parte de su energía entre las 11 p.m y 1 a.m.
  • Duerme a la misma hora. Uno debe acostarse a la misma hora todos los días, ayudando al cuerpo a entrar en un ritmo de sueño, haciendo más fácil quedarse dormido y levantarse por las mañanas.
  • Establece una rutina para irte a dormir. La clave es encontrar algo que te haga sentir relajado, repítelo todas las noches para ayudarte a liberar las tensiones.
  • No tomes líquidos dos horas antes y ve al baño justo antes de acostarse. Esto reducirá la probabilidad de tener que ir al baño.
  • Come algo alto en proteína varias horas antes. Esto ayuda a la producción de melatonina y serotonina.
  • Evita comer bocadillos antes de acostarse. Esto aumentará tu azúcar en la sangre y retardará el sueño.
  • Tome un baño caliente. El cambio de temperatura al tomar el baño le da la señal al cuerpo de que es hora de dormir.
  • Utiliza un antifaz para cubrirte los ojos. La luz le indica al cerebro que es hora de despertar y comenzar a preparar el cuerpo para la ACCION.
  • Deja de trabajar al menos una hora antes de acostarte. Le dará a tu mente la oportunidad de relajarse.
  • No veas la televisión antes de acostarte. Estimula demasiado al cerebro.

 

 

 

Por: Fernando Martorell