De un tiempo para acá, vemos que el calzado llamado Crocs, una especie de chanclas coloridas, con una forma muy peculiar: grandes y con agujeros.

Mientras que para algunos representan algo muy divertido y totalmente cómodo, para otros son un “crimen para la moda”, ya que los catalogan como algo realmente feo e incluso antihigiénico, pues aseguran que causa mal olor en los pies.

En primer lugar: ¿por qué tienen agujeros?

Se crearon específicamente para las personas que practican deportes acuáticos en botes. Su propósito era permitir que el aire y el agua circularan libremente por los pies, de ahí su diseño. Sin embargo, al no ser usados por éste fin, se dieron a conocer las lesiones que causaban su uso.

Expertos advierten que su uso ocasiona tendinopatía, una lesión que afecta principalmente a los tendones de la extremidad inferior; además de juanetes y problemas en la postura al caminar.

Lo anterior debido a la poca estabilidad que concede al talón, la falta de flexibilidad que provoca rigidez en dedos y la amplitud en la horma, que no concuerda con la anatomía del pie. Además, éste se encuentra expuesto de forma constante a infecciones por los huecos.

Por: Fabiola Rocha González.