Uno de los puntos de mayor debate en lo que respecta al vegetarianismo son los niños. Sus detractores muchas veces utilizan el argumento de que no es saludable para ellos y, aunque uno pudiera pensar que, si el adulto vegetariano goza de buena salud, el niño puede hacerlo, no hay que olvidar que los infantes requieren de una mejor alimentación para desarrollarse, por lo que ese argumento no es tan sencillo de descalificar.

 

Quizá te interese:
Los niños nacidos hoy, jamás conducirán gracias a los vehículos autónomos

 

Ahora bien, recordemos que hay distintos grados de vegetarianismo a la pregunta concreta de si un niño puede ser vegano, la respuesta es que no es lo más recomendable.

Sin embargo, sí puede vivir sin consumir carne. Los especialistas recomiendan que para los niños vegetarianos lo mejor es darles una dieta que incluya huevo y leche.

Mientras más restrictiva sea el régimen alimenticio, más complicaciones tendrán los pequeños para seguirla sin presentar problemas de salud. Lo más importante es que el plan sea balanceado.

Niños

Ahora, no es imposible que sigan una dieta vegana, pero debe ser bajo un riguroso seguimiento médico, especialmente respecto al hierro y la vitamina B12, pues son nutrientes que naturalmente sólo se pueden adquirir de productos animales.

Por ello, es necesario, y no sólo en los niños, que las dietas veganas incluyan suplementos del mineral y la vitamina. Y no es exageración: en Italia ocurrió un escándalo por una niña que ingresó al hospital muy grave, a causa de deficiencia de dichos complementos; la situación abrió un amplio debate sobre la aplicación de este tipo de dietas a niños, que incluso llegó al Congreso.

 

Quizá te interese:
 Conoce a los ‘Enemigos del Maltrato Infantil’ Moto Club en pro de los derechos de los niños

Es importante tener en cuenta, que cada vez son más los estudios que revelan posibles efectos secundarios en el uso extendido de suplementos vitamínicos. Por lo que en la infancia siempre es mejor que se consigan los nutrientes naturalmente.

 

 

Por: Gerardo Guillén.