El San Ángel Inn es un restaurante de gran fama en el mundo que se ubica en un antiguo monasterio y se enorgullece de ofrecer un eslabón entre el presente y el pasado, el lujo antiguo con el moderno, además de un ambiente romántico. Lo frecuentan políticos y famosos, así como turistas internacionales.

Su historia comenzó en 1692, con la construcción de un monasterio que encargó la orden de los Carmelitas. No obstante, los registros históricos indican que Carlos III, entonces rey de España, se quedó con la concesión y el predio se vendió en 1776 a Ramón Goicochea, quien puso su nombre a la propiedad y la convirtió en una hacienda.

Más tarde, el lugar pasó a manos de Francisco Manuel Sánchez de Tagle, poeta y político descendiente del Marqués de Altamira, quien a pesar de su origen novohispano simpatizó con los movimientos independentistas mexicanos. Una vez que se instauró la República, se nombró a Francisco Manuel como senador y primer embajador español en México.

 

Quizá te interese:
Paseos Urbanos: La Marquesa

 

Fueron las fuentes de esta hacienda en donde Francisco Villa y Emiliano Zapata descansaron a sus caballos, después de la victoria del Ejército Constitucionalista y su entrada a la ciudad capital. Aquí esperaron los combatientes mientras se distribuyeron las tierras que se liberaron como resultado de la Revolución.

Más tarde, la hacienda se convirtió en una de las más grandes fábricas de pulque con 400 hectáreas de extensión. No fue hasta 1906 que el terreno lo adquirió la empresa San Ángel Land Company y se le transformó en un hotel y restaurante, que administró una mujer francesa, a la que se le conoció como Madame Roux.

En 1937 la Hacienda Goicochea se declaró monumento colonial por el Instituto Nacional de Antropología e Historia. Por último, durante los años de 1955 a 1966 albergó cursos de arquitectura de la Universidad Iberoamericana.

Por: Arturo Pérez.