¿Alguna vez recapacitaste en todo el tiempo y pesares que tu mamá te regaló para que seas quien eres hoy? Ser mamá es de las chambas más difíciles y la peor pagada, quizá, por eso las millennial decidieron no enviar CV para ese puesto.

Quizá te interese:
Conoce a las mamás más famosas de este 2018

Un estudio realizado por la empresa estadounidense de salud y nutrición Welch’s demostró que ser mamá es equivalente a tener dos trabajos y medio; en promedio trabajan de 98 a 100 horas semanales. Para darte una idea a cuánto trabajo equivale, toma en cuenta que en México un empleado trabaja 44 horas semanales, de acuerdo a la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico.

La jornada laboral de una madre comienza a las 6:00 aproximadamente y termina a las 20:30, esto sólo refiriéndose al momento en que sus hijos se van a la cama; después de eso limpian el desorden de los pequeñuelos, preparar mamilas, uniformes y pensar cómo se las arreglará al día siguiente.

Si te quejas por tu larga jornada laboral en la oficina, imagina si tuvieras hijos; ser mamás es como tener dos trabajos y medio.

Shutterstock

Si la mujeres que se dedican sólo a ser madres se las ven difíciles; aquellas que son mamás y trabajan fuera de casa, seguramente rezan porque sus querubines crezcan lo más pronto posible. El mismo estudio arrojó que el 40 % de las madres se sienten “asfixiadas” por la cantidad de tareas interminables que tienen en el hogar.

Quizá te interese:
EVA, el brasier mexicano que detecta el cáncer de mama

La mayoría son encargadas, a pesar de trabajar también fuera de casa, de preparar y controlar el menú semanal de sus hijos, la limpieza, llevar las cuentas del hogar y de todo lo referente a la educación escolar de los hijos.

Definitivamente ser mamá es el trabajo  más duro del mundo y no todas las mujeres estamos preparadas para semejante labor.

Por: Nadia Juárez.