El general Manuel Ávila Camacho fue presidente de México entre 1940 y 1946, sucesor del general Lázaro Cárdenas, fue la última vez que el poder ejecutivo estuvo a cargo de un militar. Nació el 24 de abril de 1897 en Teziutlán, Puebla y murió en Huixquilucan, Estado de México el 13 de octubre de 1955.

Se dice que Lázaro Cárdenas temía que todo el avance logrado desde la Revolución Mexicana se perdiera por el descontento de grupos religiosos y empresariales, aunado al surgimiento de los sistemas totalitarios europeos como el franquismo y las potencias de El Eje. Por esos motivos apoyó a Ávila Camacho, quien no daría continuidad al proyecto cardenista, pero sí podía consolidar la estabilidad del gobierno.

Fue conocido como el “presidente caballero”, debido a su carácter. Uno de los problemas que tuvo que enfrentar a lo largo de su mandato presidencial fue su salud, pues sufrió un infarto mientras hacía su campaña electoral y dos más durante su gobierno.

Modificó la educación socialista del cardenismo y creó el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE). Además construyó carreteras, vías férreas y amplió las redes de telégrafos y correo. El presidente también fue objeto de un atentado el 10 de abril de 1944, del cual salió ileso gracias a que traía un chaleco antibalas.

Por: Gerardo Guillén