La Selección Mexicana de futbol americano universitario se hizo con el campeonato mundial de la especialidad, de forma invicta, el pasado sábado en el Estadio Tecnológico de Monterrey, cuando se impuso a la escuadra de los Estados Unidos por 35 a 7.

México arrolló en todo el torneo: primero superó a China, con un impresionante marcador de 74-0; posteriormente hizo lo propio con Guatemala, a quienes venció por 63-0. Recibió sus primeros puntos hasta el tercer encuentro, ante Japón, cuyo marcador final fue 36-3, en favor de la escuadra nacional.

Por su parte, Estados Unidos también ganó sus tres primeros partidos (55-0 contra China, 22-14 ante Japón y 61-0 ante Guatemala). Y, como se esperaba desde un inicio, el último partido ante México definiría al campeón del torneo.

Los visitantes comenzaron muy bien el partido, pues abrieron el marcador con un acarreo de nueve yardas de Dan Casey. Fue un duelo muy intenso en el primer cuarto, pero México logró empatar con un pase a las diagonales del quarterback Jesús Francisco Matta, que capturó Marcelo González.

Otros dos pases de Matta, primero para Pedro Magallanes y luego para Jorge Retana, consiguieron que la escuadra local se fuera al descanso con una cómoda ventaja de 21-7. En los dos últimos cuartos, el equipo estadounidense no fue capaz de reaccionar y los mexicanos liquidaron el encuentro.

Francisco Matta recibió el nombramiento de jugador más valioso del partido. Esta es la segunda edición del torneo, la primera se llevó a cabo en Uppsala, Suecia en 2014. En aquella ocasión, México también se coronó de manera invicta, tras derrotar a Finlandia, Suecia, China y Japón. Sin embargo, esta vez tiene más mérito por la participación del combinado de Estados Unidos.

Por: Gerardo Guillén.