México es el segundo país del mundo con más asesinatos a personas de la comunidad LGBT y no sólo ellos sufren acoso o ataques de todo tipo a manos de sus agresores, personas morenas, personas con distintas formas de pensar, incluso existen las absurdas situaciones de ser partidario de un equipo de fútbol u otro y sufrir agresiones por ello. Este… es el México de todos los días.

A raíz del hallazgo del  cuerpo sin vida de César Ulises Arellano, estudiante de de Medicina de la Universidad de Guadalajara, una semana luego de su desaparición el 19 de marzo, fecha que fue visto por última vez, las historias encontradas de lastimosas ofensas en contra de su persona, no se hicieron esperar.

Quizá te interese:
Mi hijo es mi hijo, sin importar si es gay

En un principio todo apuntaba al crimen organizado o a la delincuencia, pero luego de investigaciones, se reveló que el joven pudo haberse quitado la vida. La situación señaló que aunque existen varias incógnitas, algunas pistas atan cabos sueltos que afirmarían en su totalidad que podría haberse tratado de un suicidio.

En una carta, Ulises señaló no ser feliz por sentirse diferente a los demás. El joven Ulises era homosexual, el caso se tronó en una situación donde la homofobia jugó un papel muy importante para que el estudiante de medicina decidiera quitarse la vida.

Al ser revelados los resultados de la investigación, los comentarios en redes sociales aumentaron y las opiniones se tornaron divididas donde se dejó ver como ya es costumbre la poca tolerancia de los mexicanos a lo distinto.

La discriminación en Redes Sociales de todo tipo es una desdicha para México. Luego de que César Ulises Arellano, estudiante de de Medicina de la Universidad de Guadalajara fuera visto por última vez el 19 de marzo del 2018 y encontrado una semana después sin vida, las reacciones no se dejaron esperar.

YouTube

“Ese wey iba conmigo a la universidad. Era gay y acababa de salir del clóset. Mucha gente le hacía bullying y la verdad es que celebro que se haya suicidado. Un maldito homosexual menos en mi México querido”. Este fue uno de los comentarios que se extendieron como pólvora en la internet.

La realidad es que “pareciera” que el tejido social se modificó en la última década, aunque las estadísticas confirman lo contrario.

Por desgracia México se convirtió en el segundo país del mundo con más homicidios contra miembros de la comunidad Lesbianas, Gay, Bisexuales y Transexuales (LGBT).

Una investigación documentada a manos de la organización de Asistencia Legal por los Derechos Humanos (ASILEGAL) dijo que desde enero del 2014 a diciembre de 2016 asesinaron a 202 personas por su orientación sexual.

Quizá te interese:
La clave es la libertad: Gay friendly en la CDMX

Aunque se han impulsado medidas y leyes a favor de los derechos de la comunidad LGBTTTI, el hack en el pensamiento de las personas de a pie del país no lo ha asimilado. Seis de cada diez mexicanos afirmaron estar en contra del matrimonio igualitario y siete de cada diez tomaron la posición en contra de la adopción para parejas del mismo sexo, según una encuesta de Parametría.

Por desgracia aún se desconocen las estadísticas de la cantidad de personas que hay por allí en la Redes Sociales que discriminan a las comunidades distintas y la respuesta de los usuarios en la internet nos dan una pequeña muestra de lo que en realidad la sociedad esconde y no lo dirá abiertamente, frente a frente, escondiéndose siempre tras un monitor el cual les sirve como escudo todo el tiempo.

 

Por: Azenet Folch.