Para tu deleite, comida griega de estilo y origen en el corazón de Polanco

Se piensa que para vivir muchos años hay que comer saludablemente bien.

Se dice que la dietas de los países mediterráneos son las más sanas del mundo y que de todas ellas la griega es la que lleva las de ganar. A la sazón, se puede concluir que para vivir bien y sano hay que alimentarse a la griega.

Entonces, que mejor que un verdadero chef griego como Stefan Petridis en compañía de Dennis Stevens, George Diamandopoulus y Nico Vassilakis como socios se hallan encargado de abrir un verdadero estiatorio en Polanco.

El menú del Mythos es básicamente marino, pero no faltan las hojas de parra rellenas, la berenjena, las aceitunas kalamata, el tzatziki, el aceite de oliva extra-virgen, los gyros, la moussakka, las empanadas de pasta philo y demás delicias helenas mostrando un abanico de sabores y aromas en la profundidad de su gusto.

Nos refieren que la mayoría de los ingredientes que utilizan vienen de la misma Grecia o New York.

Iniciamos nuestro banquete con su ensalada griega, en la que el queso feta, las kalamata y el aceite de oliva extra-virgen hacen toda la diferencia de sabor con cualquier otra que hayamos probado.

Continuamos con un caldo de pescado con mariscos sublime y de plato principal pedimos al centro el “htapodi sti skara”, que es un pulpo marinado a las brasas, en un toque herbal de orégano, alcaparras con un poco de limón y los camarones al estilo Paros. En la cremosa salsa de los camarones se distingue muy bien el ouzo (licor anisado) y el hinojo.

Compartimos una deliciosa spanakopita y pedíamos auxilio para poder terminar el postre que solicitamos y que fue un galaktobureko pero no hizo falta porque su sabor de vainilla a la naranja hizo que lo devoremos.

La decoración del lugar es más bien rústica y podría estar a la orilla del mar en cualquiera de las islas griegas. Su terraza es fresca y te permite degustar los platillos con tranquilidad.

Las porciones son verdaderamente abundantes y la variedad y sabores de los platillos te hacen llegar para la comida y salir ya cenado.

Por: Jacobo Salleh