Rafael Nadal agrandó su leyenda. A los 31 años, el español cautivó una vez más a todos los presentes en Flushing Meadows. Fiel a su costumbre, con un tenis lleno de intensidad y un juego inteligente, conquistó el US Open 2017.

Al cabo de dos horas y 17 minutos, en sets corridos de 6-3, 6-3 y 6-4, el de Manacor opacó al gigante sudafricano, Kevin Anderson. Quien poco pudo hacer ante el número uno del mundo y salió con las manos vacías; en lo que fue su primera final dentro de un evento grande.

• Rafael Nadal conquistó el US Open por tercera ocasión en su carrera; con ello logró su título 16 de Grand Slam y está a 3 de igualar a Federer.

EFE

El mallorquín aprovechó las ausencias por lesión de Andy Murray, Novak Djokovic y Stanislas Wawrinka. Nadal tuvo un torneo perfecto y conquistó su decimosexto título de Grand Slam; y tercer US Open (2010 y 2013).

De esta manera, 2017 parece ser un año redondo para Rafa. Supo reponerse de las lesiones que lo obligaron a alejarse de las canchas y que le ocasionaron una gran sequía; su última victoria sobre cemento fue en enero de 2014, en Doha.

Sin embargo, pese a ocho finales perdidas, el zurdo español ya lleva cinco trofeos este año: Montecarlo, Barcelona, Madrid, Roland Garros y ahora el US Open. Campeonatos que le valieron para ser el mandamás del ranking ATP; situación que no disfrutaba desde el 6 de julio de 2014.

• Rafael Nadal conquistó el US Open por tercera ocasión en su carrera; con ello logró su título 16 de Grand Slam y está a 3 de igualar a Federer.Ç

EFE

Por si fuera poco, con este festejo la “Fiera” se colocó a tres coronas de empatar el récord de 19 Grand Slams; que ostenta el suizo Roger Federer.

En la rama femenil, se presentó una final cien por ciento local entre Sloane Stephens y Madison Keys. Para ambas fue su primera final en torneos de esta naturaleza. Stephens fue quien conquistó el US Open, en un auténtico cuento de hadas. Hasta hace pocos meses, la ahora campeona estaba fuera de las primeras 900 rankeadas; debido a una operación en la rodilla.

Por: Jimena Alcalá.