«Por Tu Familia, Desarme Voluntario» es un programa de la Secretaría de Desarrollo Social, el cual consiste en el canje de armamento y juguetes bélicos por dinero, aparatos electrónicos o juguetes didácticos.

Una vez recolectados se destruyen al momento, pues el objetivo es disminuir su posesión entre la población, para salvaguardar la integridad de los habitantes de la Ciudad de México.

 

Quizá te interese: 
¿Eres curioso? El Museo de las Curiosidades CDMX es para ti

 

A propósito el pasado 5 de julio Miguel Ángel Mancera firmó la Promulgación y Publicación de reformas a la Ley de Armas de Fuego y Explosivos, las cuales buscan desarmar a la población pues, como afirmó, «las instituciones que velan por la seguridad de la Nación las necesitan, la sociedad civil no».

Un revolver definitivamente es un objeto destructivo, y aunque quien lo porte sea por defensa, el artefacto se diseñó para causar daño.

Conscientes de eso, algunos artistas revirtieron las capacidades destructivas de un arma y a partir de ellas generaron reflexión, crítica social y hasta música. A continuación te presentamos tres piezas que abordan la violencia en nuestro país a través de una búsqueda estética renovadora.

Muro baleado (2009), Teresa Margolles.

Efectivamente, esta obra consiste en un muro perforado por balas perdidas. Originalmente la pared perteneció a una casa en Culiacán, Sinaloa, la cual separaba el jardín de la vivienda con el exterior. Margolles la recuperó íntegramente para exponer la brutalidad que se vive en el país.

La recolección de armas de fuego es una acción en CDMX para reducir la violencia. Algunos artistas realizaron tareas similares para crear sus piezas.

museotamayo.org

La fiesta de las balas (2011), Enrique Jezik.

Esta es una instalación que consta de tres estructuras de vidrio blindado, cada una con 50 disparos de pistola, 100 de escopeta y 150 de fusil de asalto, además de un audio que reproduce el sonido de los disparos sobre el cristal. Las tres armas son utilizadas por las Fuerzas de Seguridad Pública, en ese sentido, la obra representa el fuego necesario para enfrentar al crimen organizado en nuestro país.

Disarm (2013), Pedro Reyes.

El artista recibió una llamada de las autoridades de Ciudad Juárez quienes le ofrecieron más de 6 mil 700 armas de fuego decomisadas con el fin de desarrollar un proyecto artístico. Él convirtió los artefactos en instrumentos musicales como un ejercicio de revertir el daño causado por éstos y convertirlo en sonido, música y creación.

Por: Eduardo Reyes.