Qué te parecería que te dijera con qué posición te resultará más placentero y duradero un orgasmo, sólo basta que pongas lo que se necesita y a disfrutar del sexo, como se debe.

Las mujeres nos complicamos un poco para obtener el orgasmo que deseamos y en muchos de los casos, sólo basta buscar la posición adecuada.

Los orgasmos es una delicia que no nos es concedida a todas por igual, imagina que existen mujeres que ¡en su vida no han tenido uno sólo! Qué suplicio…

 

Quizá te interese:
Señales que envía el cuerpo para decirte que necesitas sexo

 

Basta echar un vistazo a los millones de mujeres que nunca han superado por lo menos, tener uno sólo, ya que la incapacidad de una mujer para alcanzar el orgasmo de definió como tal a la anorgasmia a mediados del siglo XX William H. Masters y Virginia E. Johnson, pioneros en la investigación de la naturaleza de la respuesta sexual humana. Se trata, por tanto, de una de las primeras disfunciones sexuales descritas, y una de las más comunes entre mujeres, no tanto entre hombres. La anorgasmia se manifiesta con la ausencia de clímax tras una fase de estimulación sexual considerada como “normal” y el 95% de los casos, los culpables son factores psicológicos y culturales como pueden ser malos hábitos onanistas o experiencias traumáticas previas, que impiden mantener una actitud relajada y natural ante el incremento de la tensión sexual.

Sabido lo anterior, necesitas conocer cuáles son las mejores posiciones que pueden agradar a tu pareja para darte el mejor placer de tu vida.

Detrás con una almohada debajo

El terapeuta sexual Kat Van Kirk a ‘Prevention’, recomienda a los hombres utilizar la mano o la cabecera de la cama para darse impulso y no perder el ritmo, que aunque no lo creas, es tu mejor aliado. Esta posición es sencilla y efectiva. Ella se pone boca abajo y él le introduce el pene por la vagina pero por la parte trasera.

El miembro masculino se deberá encajar en el interior de la vagina, con lo que se estimulará el conocido Monte de Venus femenino. Esta postura es muy recomendada por los expertos.

Las mujeres nos complicamos un poco para obtener el orgasmo que deseamos y en muchos de los casos, sólo basta buscar la posición adecuada.

Horizontal o Misionero

Esta es infalible para lograr un orgasmo en ella, además cara a cara y podrás dar las miradas más románticas que nunca.

Ella se acuesta boca arriba, abriendo poco y lentamente las piernas. El hombre se apoya sobre ella de forma horizontal, así las piernas de ambos quedarán un poco entrelazadas. Las caderas de ambos estarán unidas, piel con piel y esto permitirá aumentar los frotamientos. Perfecta para que ella llegue al orgasmo.

Las mujeres nos complicamos un poco para obtener el orgasmo que deseamos y en muchos de los casos, sólo basta buscar la posición adecuada.

Amazonas

Esta es de las preferidas de los hombres, por la visión que les permite de su pareja durante el sexo. Él debe acostarse boca arriba con la espalda apoyada en una superficie horizontal, mientras ella está encima del hombre, de cuclillas. La terapeuta e investigadora sexual Christine Milrod, autora de ‘Cultural Encyclopedia of the Penis’ (Rowman & Littlefield), señala en que esta posición es de las más gustada entre sus pacientes.

Las mujeres nos complicamos un poco para obtener el orgasmo que deseamos y en muchos de los casos, sólo basta buscar la posición adecuada.

Quizá te interese:
¿Por qué sigo soltero si soy todo un galán?

 

Trasero inclinado

Ella acostada boca arriba, con las piernas apoyadas sobre los hombros de su pareja, será más que una buena experiencia. El hombre debe estar erguido y de rodillas, para introducir su pene en la vagina. Se podrá colocar una almohada bajo el coxis de ella, para que él no se canse demasiado al tener que sostenerla con los brazos. Esto te permitirá una penetración profunda.

Las mujeres nos complicamos un poco para obtener el orgasmo que deseamos y en muchos de los casos, sólo basta buscar la posición adecuada.

¡Listo! Con esto te aseguro que tendrás no una experiencia fascinante, sino una vida sexual fantástica.

 

 

Por: Azenet Folch