Muchas personas ven como una práctica normal tirar el papel higiénico en el bote de basura después de usarlo; en realidad es un grave error. Cuando el papel se expone al aire libre, inicia una cadena de infecciones.

Contrario a lo que pensamos, depositar el papel de baño en el cesto no tiene nada de higiénico. De hecho, es lo peor que podemos hacer, ya que de esta manera contribuimos en la expansión de gérmenes. Todo esto lo causa el fecalismo, o sea, el hábito de depositar el papel higiénico con residuos fecales en un bote, guardarlos en bolsas y entregarlo al señor de la basura.

Esto provocas al tirar el papel higiénico en el bote de basura. ActualMX

Shutterstock

¿Qué tiene de malo eso?

El doctor Sergio Palacios, investigador del Instituto de Geología de la UNAM, asegura que a través de la acumulación y manipulación de “papel higiénico” se esparcen microorganismos patógenos que habitan en el aparato digestivo de los humanos, como los causantes de la salmonelosis y cisticercosis.

Debido a esto, lo correcto es depositar el papel sanitario en el excusado para evitar una cadena de infección. Al exponerse al aire libre atrae moscas y ellas a través del vuelo esparcen las bacterias.

Hace décadas este problema no existía, pues anteriormente existían fosas sépticas en las que se colocaba la basura; esto cambió cuando se creó el sistema de drenaje. Ahora la basura queda expuesta al exterior en los basureros y se da la propagación de enfermedades.

Otro de los motivos por lo que se hace es que el papel tapa las tuberías y contamina el agua; afortunadamente hoy existen empresas que se dedican a fabricar papel higiénico que se desintegra al contacto con el líquido vital; ya no dañan el drenaje ni contaminan el agua.

Esto provocas al tirar el papel higiénico en el bote de basura. ActualMX

Shutterstock

Por: Nadia Juárez.