La parálisis facial es un mal que afecta a muchas personas y se incrementan en esta temporada invernal. De acuerdo con los especialistas, los cambios bruscos en la temperatura, propician que el nervio de esta zona se inflame, provocando así el terrible padecimiento que si no es bien tratado, podría provocar problemas severos.

Para evitar este problema, es recomendable protegerlos del frío con bufanda, gorro u orejeras.

 

Quizá te interese: 
Leche de almendras: Una bebida saludable y beneficiosa

 

El incremento de hasta un 5% en pacientes con parálisis facial es debido al aumento de infecciones respiratorias que favorecen la inflamación del nervio en el conducto auditivo, señaló la especialista en Medicina Física del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Catalina Lara Maya.

Lara Maya dijo que otra de las causas son los procesos infecciosos dentales u alguna inflamación del oído.

“El proceso infeccioso condiciona la inflamación del nervio facial o Séptimo Par en el conducto auditivo, lo que ocasiona una incapacidad para poder mover adecuadamente la cara, pues afecta los músculos de la mímica o expresión facial”, señaló.

Pon mucha atención a síntomas como dolor en un oído, adormecimiento facial, sensación de hormigueo, dolor, lagrimeo del ojo en lado afectado, alteraciones en el gusto y la más notable, desviación de la comisura bucal al lado contrario, así como la incapacidad para mover la parte de la cara afectada.

De acuerdo con los especialistas, los cambios bruscos de temperatura propician el incremento de parálisis facial en la temporada invernal.

“Por desgracia el padecimiento es reversible sólo en un 90% de los casos y no causa secuelas en el lado dominante de la cara, mientras que en el lado no dominante, la recuperación tarda de una semana a tres meses como máximo”, añadió.

“Para que la recuperación sea total se utiliza electroterapia a baja frecuencia con el fin de estimular los músculos que están paralizados”, afirmó la doctora Lara Maya.

En mujeres, esta afección se ve con más frecuencia, ya que son más vulnerables cuando cursan por un embarazo debido a las alteraciones metabólicas que sufren, así como personas jóvenes en edad productiva, ya que están sometidos a una extensa carga laboral, estrés, cansancio, mala alimentación, lo que contribuye a sufrir una parálisis facial.

 

Quizá te interese: 
Departamento de Salud de California: Dormir con el celular causa daño severo

 

La especialista recomendó a quienes detecten los síntomas antes mencionados, acudir de manera inmediata con un médico para su atención oportuna; además, de cubrir el ojo afectado, usar lentes oscuros para evitar daño en la córnea y no exponerse a lugares muy iluminados, así como cubrir ambos oídos y realizar movimientos faciales frente a un espejo de dos a tres veces por día, como ejercicio de rehabilitación.

Por: Lilia Cardona