Nombrado originalmente como San Francisco del Valle de Temascaltepec, este lugar se fundó en 1530 y es considerado un paraíso rodeado de grandes montañas y bosques. En 1861 cambió su nombre a Valle de Bravo, en honor a uno de los héroes de la Independencia de México: el político y militar Nicolás Bravo.

A tan sólo dos horas de la Ciudad de México descubrirás la magia de este lugar, perfecto para relajarte y olvidar, por un momento, el estrés de la ciudad. Además experimentarás la aventura al escalar sus montañas o lanzarte desde una tirolesa.

Valle de Bravo es un Pueblo Mágico muy cerca de la Ciudad de México, ofrece diversas atracciones como la Cascada Velo de Novia o su presa.

permanenciasvoluntarias.com

En la Plaza Independencia, ubicada cerca del centro de la localidad, disfrutarás los distintos antojitos mexicanos, así como las famosas nieves de zarzamora o los mantecados; todo ello mientras admiras la Parroquia de San Francisco de Asís, considerado el templo más alto en el Estado de México.

Por sus callejones empinados llegarás al mercado municipal, sus olores y colores te invitarán a saborear la variedad de productos típicos de la región.

Valle de Bravo es un Pueblo Mágico muy cerca de la Ciudad de México, ofrece diversas atracciones como la Cascada Velo de Novia o su presa.

mapio.net

Su presa, de más de 21 kilómetros cuadrados, es el escenario ideal para divertirte en familia o con amigos.

Te recomendamos pescar o dar un paseo por sus aguas a bordo de un kayak, o disfrutar una de las atracciones más modernas: el flyboard, sistema con el que te elevarás sobre el agua gracias a la propulsión a chorro de su motor.

También encontrarás vuelos en ultraligero, parapente y ala delta, además de sentir la adrenalina te maravillarás con el extraordinario paisaje de tejados rojos, el espejo de agua y la abundante vegetación.

El ambiente boscoso y tranquilo despertarán tus ganas de explorar y practicar el senderismo o la bicicleta de montaña, para así descubrir la Cascada Velo de Novia, por ejemplo, con sus más de 120 metros de caída, la Peña del Príncipe o la Reserva Monte Alto.

Ya sea desde aire, tierra o agua, Valle de Bravo es un Pueblo Mágico que ofrece nuevos secretos a todos sus visitantes.

Por: Emmanuel Pérez.