El género urbano es algo que nuestros cuerpos no niegan cuando bailamos; justo eso es lo que El PeeWee transmite en su nuevo álbum homónimo como solista.

Este proyecto mezcla distintos ritmos que van desde la cumbia, reggaeton, tejano, R&B, balada, e incluso banda; con ellos regresa a sus orígenes. Su trabajo está basado en influencias musicales de todo tipo, desde el norteño que siempre estuvo presente en su familia, hasta el romanticismo de las canciones que su hermana escuchaba.

 

“No estaba muerto, ni de parranda, estaba enfocado a este regreso al mundo de la música y reinventándome en todos los sentidos” declaró el cantante mexicano-americano al explicar por qué le tomó tanto tiempo realizarlo.

Irvin Salinas Martínez es conocido por formar parte de las bandas Kumbia Kings y Kumbia All Starz. Pese a que ya no forma parte de las agrupaciones, siempre será el mismo. No hay alguien distinto en cuanto a personalidad y carisma.

“Yo siempre he sido raza, siempre lo seré, eso viene de mi alma, de mi corazón, siempre el público me ha dicho así, estoy en una esquina comiendo tacos y me gritan: ¡Ahí viene EL PEEWEE!”. Debido a esa identificación es que nombró el álbum de esa manera. Para él, ser “de barrio” no es algo vergonzoso.

Desde que inició su carrera, los géneros urbanos son de su elección, pero reconoce que antes no eran los favoritos del público. No obstante, considera muy interesante la evolución que tuvo esa variedad. “Se ha convertido en el sonido que si o si tienes que interpretar” afirmó. Sea lo que sea que decida hacer, él siempre busca que su esencia este impregnada.

Le parece muy triste la situación México-Estados Unidos en cuanto a migración se refiere, pues sus padres lo fueron. Respecto a eso, él recuerda que tuvo que trabajar en el campo desde los ocho años, donde recogía verduras y manejaba el tractor junto a su papá. Pese a lo anterior, valora esas experiencias y las entiende como formación para lo que es hoy, aun artista sencillo y talentoso.

Por: Marcela García.