Que no te convenzan de lo contrario: no todo el cine es bueno, el hecho de que aparezcan en letras grandes no importa que los nombres de estos filmes aparezcan en las marquesinas en letras grandes. Por ello aquí te enlistamos tres películas que de tan malas, bien vale la pena echarles un ojo.

Películas

Zeleb

1. Bajo la misma estrella. (Estados Unidos, 2014): Hazel Grace es una joven adolescente que padece cáncer en la tiroides, el cual se le ha pasado a los pulmones, por ello ha bajado el ritmo de la velocidad de su vida y, evidentemente esto ha mermado en sus actividades y rutina, por lo que su mamá cree que tiene depresión y debe de ir a un grupo de ayuda. Ahí conoce a Augustus, un joven que también padeció cáncer. Juntos, emprenden un viaje en cual van a conectar sus vidas antes de la muerte.

Y por más bonito que suene todo esto, si el libro ya rayaba en el sentimentalismo más fundamental, la película le supera con creces. Es un filme todo buena onda que hicieron con el propósito de mostrarse complacientes con los fanáticos de la novela en la que está inspirada.

2. Nazis en el centro de la Tierra (Estados Unidos, 2012): Creo que el título es bastante claro de qué va la historia. Resulta que un grupo de nazis logró sobrevivir a la caída del Tercer Reich y se agruparon en la Antártida para prepararse y retomar lo que dejaron “inconcluso” años atrás. La desfortuna recae en un equipo de exploradores científicos que son secuestrados por estos sujetos y todo deviene en un filme de humor involuntario.

Películas

Terrorifico

3. Sharknado (Estados Unidos, 2013): Existe un nicho muy grande de personas que gustan de las películas de Sci-fi (o ciencia ficción) en la que mucho del contenido está hecho por computadora. Bueno, pues con esa base un grupo de personas hicieron una película en la que un tornado sacaba a los tiburones del agua y los lanzaba por todas partes sobre la ciudad. Sí, los tiburones se ven chafas y el tornado es inverosímil. Lo peor: se hicieron tres películas más con la misma temática.

Por: Aldo Mejía.