Hay amistades que vienen y van, pero hay algunas que son más significativas que otras y esas son las que más duele perder. De hecho, el sufrimiento al perder una amistad cercana se compara con el sentimiento de romper con tu pareja.

Aunque suene a cliché (porque lo es) los amigos son la familia que elegimos. Ellos se convierten en los más grande confidentes y son quienes sanan nuestro corazón cuando el amor lo destruye.

Esta es razón suficiente para sentir que un pedacito de la vida se nos va cuando un amigo «rompe» con nosotros.

Quizá te interese:
Al dormir ¿perdemos tiempo o ganamos vida?

Además de eso, ¿porqué duele tanto perder una amistad? Fácil, porque a su lado eres tú mismo. Además, compartes experiencias y secretos con él o ella que no le confiarías a nadie más, ni a tu pareja.

Para las mujeres, el apoyo de sus amigas o amigos les ayuda a sentirse mejor física y emocionalmente.
Por ello es tan duro perder una amistad.

Perder una amistad duele como perder al amor de tu vida; las amistades también tienen fecha de caducidad; aquí te decimos cómo superar si se van.

Shutterstock

Para sanar de una ruptura tan fuerte, lo único que queda es dejar que el tiempo pase y consolarte con tu novio o novia. Funciona al revés de lo ordinario; que tu pareja te consuele por tu ruptura con el ahora examigo.

La psicóloga Rosa Sabeté, comentó en entrevista para La Vanguardia, que “es otro duelo más en la vida de una persona. La intensidad con la que se viva la pérdida irá en proporción a la tipología de la amistad o las experiencias compartidas”.

Según el sociólogo holandés Gerald Mollehorst, sólo el 48 % de nuestros íntimos permanecerá a nuestro lado tras siete años; y únicamente el 30 % seguirán como nuestros confidentes y en contacto cercano.

Por eso lo importante es disfrutar a los amigos ahora que los tenemos… al menos mientras nos soporten.

Por: Nadia Juárez.