Seguramente has notado que con el frío invierno la piel se torna más quebradiza de lo normal. Sucede que la piel se reseca aún más con el frío que con el calor, por ello te explicamos el por qué y cómo evitarlo.

El frío congestiona tu la piel, debido a que la microcirculación sanguínea se resiente y las venas más diminutas se contraen con las bajas temperaturas. Esto quiere decir que a más vasoconstricción y menor circulación de nutrientes y oxígeno, la piel se reseca y deshidrata.

 

Quizá te interese:
Luce una piel y cabello sanos e increíbles con la ingesta de vitamina “B”

 

Lo que se traduce en un menor flujo de alimentación interna, por ello, la piel pierde fuerza y grosor.

¿Cómo resolverlo?

Aplicar cremas hidratantes ayudarán al órgano más grande de tu cuerpo a sentirse mejor, incluye en tu día a día, cremas faciales y corporales que te mantengan siempre humectado.

No lo olvides, la crema de manos, es de suma importancia, ya que es un sitio donde no hay mucha grasa y la piel se adelgaza con suma facilidad.

Si incluso has notado que en las piernas o la zona de la cintura, hay descamación, se debe a la falta de hidratación, incluso a veces hasta pica incontrolablemente, (me ha sucedido). Aunque también podría ser falta de nutrición, así que si persiste el picor, acude al médico, él te dirá que hacer con ello.

En cremas corporales, te recomendamos las nutritivas, estas se aplican en pieles especiales porque aunque a primera vista las cremas nutritivas e hidratantes podrían parecer iguales, no lo son, existen diferencias entre ellas:

  • · Cremas nutritivas: Estas aportan a la piel lípidos, formaciones moleculares que sirven de reserva energética a la piel a las que llamamos comúnmente y de forma incorrecta “grasas”. Se suelen aplicar por la noche para intensificar sus efectos.
  • · Cremas hidratantes: Sirven para que la piel recupere su hidratación o agua. Se deben aplicar por la mañana, con la piel limpia y seca, para dar un aporte extra de humedad. Protegen de las agresiones externas diarias como: frío, viento, sol.

La piel reseca es un síntoma de que le hace falta hidratación y aunque no lo creas se reseca más con el frío que con el calor, te decimos por qué.

¿Cuáles son sus beneficios?:
  • · Mantienen la piel más elástica, suave y luminosa
  • · Limitan y suavizan las líneas de expresión o arrugas
  • · Recuperan la hidratación y agua
  • · Contrarrestan las agresiones externas (sol, viento, frío,..)
¿Qué piel necesita cuál?
  • · Piel grasa: La crema hidratante es la más adecuada, le proporciona el agua necesaria para mantenerla hidratada a diario sin un exceso de lípidos que aportaría brillos al rostro. El uso de la crema hidratante va a ser benéfico también, si posees una piel normal.
  • · Piel seca: Si aún usando una hidratante notas que tu piel está tirante o con sensación de sequedad, es que tienes una piel seca y necesitas un aporte extra de lípidos. Las cremas nutritivas dan suavidad y confort a las pieles secas y son el tratamiento ideal para mantenerlas firmes y jóvenes.
  • · Piel mixta: Es fácil detectar los síntomas de piel grasa en la llamada “zona T” (frente, nariz y barbilla) y en el resto de la cara tienes piel seca, eso es que tienes la piel mixta. Cada zona tiene unas necesidades diferentes. Intenta en este caso optar por una buena hidratante específica para pieles mixtas. Estas proporcionan la fórmula hidratación-nutrición adecuada para cuidar ambas zonas sin sensación grasa o con brillos.

 

Quizá te interese:
Los consejos de DVG para la exfoliación en la piel del hombre

 

¡Listo! sabes lo más en cuidados de la piel para mantenerla radiante, en escasamente una semana, si usas tus cremas a diario, los síntomas de sequedad dérmica  desaparecerán, adiós a las rojeces, escamas blancas y arrugas de deshidratación.

 

 

Por: Lilia Cardona