Durante los últimos meses, las personas tuvieron el foco puesto en los popotes, los cuales dañan severamente el planeta, ya que además de ser contaminantes y lastimar a los ecosistemas con el plástico, los animales la pasan realmente mal por ser susceptibles a las distintas maneras en las que estos se introducen en su cuerpo.

Sucede que millones de las también llamadas pajitas de plástico, se desechan cada día en todo el mundo, con ello, causan un gran impacto en el medio ambiente. Las campañas ayudan, pero no hemos hecho lo suficiente y quizá deberíamos plantearnos dejar de usarlas, ya que también perjudican nuestra salud.

Quizá te interese:
Los millennials conocerán el planeta con estos 6 documentales

Sólo imagina… Se calculó que en Estados Unidos se usan diariamente unos 500 millones de popotes, de los cuales, esto representa un 7,5% de los residuos plásticos de todo el mundo. Esto se derivó del mal hábito de usar productos que utilizamos una sola vez y lo tiramos, por desgracia, esto se traslada a nuestras vidas, ya que creemos erroneamente que todo lo podríamos usar y tirar.

España, en Baleares se adelantó con su propio anteproyecto de ley de prevención.

¿En qué me perjudica usar popotes a la salud?

El primer motivo para desterrar por siempre las pajitas es meramente estético. Ya que sucede que al beber con pajilla o popote, forzamos los músculos de la cara alrededor de la boca, un gesto que puede acelerar la aparición de arrugas, por lo que acabarás con muchas más arrugas alrededor de los labios.

El verdadero problema son los gases, hinchazón y malas digestiones, a causa de la dificultad de la digestión normal de los alimentos.

Los popotes han sido un tema verdaderamente controversial en los últimos meses, gracias a que nos los advierten se tomaron medidas al respecto.

Aweita.pe – LaRepublica.pe

Además la ingesta de alcohol es mayor al usar popotes, ya que nos orilla a consumir mucho más y más rápido. Esto lo hacemos sin ser del todo conscientes de la cantidad que consumimos. Sólo date cuenta cuando bebes soda de lata con pajilla, no importa la temperatura del envase, tendremos la sensación de beber de manera más rápida aunque la cantidad sea mucha, por ende, consumimos más azúcares en caso de ingerir bebidas altas en glucosa. ¿No me crees? El tamaño de los vasos del cine es gigante, sin embargo, no lo sientes al tomar el líquido del que esté relleno.

Las caries y los problemas de encías vienen porque este sistema propicia que haya ciertos dientes y partes de la boca que estén expuesto continuamente a un flujo constante de líquido, por ende, provoca caries.

¿Se te hace poco? Pues la exposición a contaminantes plásticos, aunque cumplan con la normativa vigente en cuanto a materiales aprobados para uso alimentario, todo parece indicar que su uso podría exponer a contaminantes plásticos.

Quizá te interese:
Investigadores mexicanos crean Smoke Life para reducir contaminación

Las evidencias indican que el polipropileno con el que se fabrican se filtra a líquidos en ciertas condiciones, como por ejemplo, si son viejas, de calidad dudosa o fueron expuestos a la luz directa del sol, exceso de calor o luz ultravioleta, los popotes de plástico desechables podrían transmitir a la bebida microplásticos que terminamos ingiriendo.

Es un hecho que los popotes brindan una gran ayuda a personas que realmente lo necesiten, como es el caso de quienes son gente con capacidades diferentes, pero eso no nos exime de saber que quienes paguen las consecuencias, serán los más sensibles y vulnerables, si no ponemos un alto a esto.

Nos leemos en el futuro.

 

Por: @AzenetFolch