La Semana Santa es la celebración más importante del cristianismo, ya que conmemora el acontecimiento que le da sustento a esta fe, la resurrección de Jesucristo.

Dentro de las celebraciones cristianas, existen dos principales: La primera es la Navidad y la segunda es la Semana Santa, la cual se considera como la principal.

 

Quizá te interese:
Playas para visitar esta Semana Santa 2018

 

Sin embargo, ésta no empieza el jueves, ya que cada día de la semana previo a este acontecimiento, se recuerdan distintos hechos importantes.

– Domingo: conocido como Domingo de Ramos, día en que Jesús entró a Jerusalén y fue recibido por los pobladores con cantos y palmas.

Semana Santa

oticias.eltiempo.es

– Lunes: visitó a Lázaro, a quien, años atrás resucitó, Jesús fue ungido con costosos perfumes por María, a esto se le conoce como unción de Betania.

– Martes: Jesús le anticipó a sus discípulos que sería traicionado por uno de ellos y las tres veces que sería negado por San Pedro.

– Miércoles: Judas entregó a Jesús con el Sanedrín a cambio de 30 monedas, es el final de la cuaresma y el inicio de la pascua.

– Jueves: se celebró la Última Cena y lavó los pies a sus apóstoles. Posteriormente fue a orar al huerto de los olivos, más tarde fue aprehendido por las autoridades romanas.

Semana Santa

devocionalesderichy.com

– Viernes: Jesús fue interrogado por Herodes y Poncio Pilato, fue flagelado, lo coronaron con espinas y lo crucificaron. Tradicionalmente se realiza el viacrucis, en México el más famoso es el de Iztapalapa.

 

Quizá te interese:
Tres Pueblos Mágicos maravillosos para visitar en Semana Santa

 

– Sábado: también llamado Sábado de Gloria, periodo entre la muerte de Jesucristo y su resurrección, este día no se celebra misa, debido al luto que se guarda. Por la noche se lleva a cabo una vigilia, se bendice agua y se encienden velas por este suceso.

– Domingo: se celebra la derrota de la muerte a manos del hijo de Dios, lo que le da esperanza a la humanidad de poder ingresar al paraíso y lograr la salvación tras la muerte física.

Por: Gerardo Guillén.