En una ciudad como la nuestra es prácticamente imposible no haber llegado tarde al trabajo o a alguna cita en al menos una ocasión. Sin embargo, existen algunas personas que tienen por costumbre retrasarse y provocan corajes a quienes los tienen que estar esperando, especialmente porque en algunos casos se inventan cualquier cantidad de pretextos posibles, es decir, IMPUNTUALES.

A continuación, presentamos algunos de los más frecuentes:

20Minutos

20Minutos

    “El metro se tardó muchísimo”: El transporte público en general es uno de los blancos predilectos para deslindar responsabilidades al retrasarnos y el metro se convierte en el preferido ya que si se queda parado no puedes bajarte y tomar otro. Es por eso que es el chivo expiatorio perfecto para los impuntuales.

Diario Público

Diario Público

  “Me tocó la manifestación”: No hay nada peor que quedarse atorado en una manifestación, porque sabes que, hagas lo que hagas, te quedarás ahí varado por un par de horas como mínimo. No obstante, en nuestra ciudad esto es pan de cada día, así que es imperdonable que en las redes sociales no preveas esta situación antes de salir de tu casa.

Taringa!

Taringa!

   “Ya venía, pero se me olvidó la cartera y me tuve que regresar”: Este pretexto es el equivalente a “el perro se comió mi tarea” en el rubro de la impuntualidad, está tan gastado que, incluso sí es verdad, nadie se lo va a creer.

Medicina Natural y Alternativa

Medicina Natural y Alternativa

   “Me  quede sin agua y tuve que ir a bañarme a casa de mi mamá”: Probablemente en otro país este pretexto suene poco creíble, pero en nuestra amada Ciudad de México los cortes de agua son bastante frecuentes.

 

El hecho de hacer esperar a una persona hace que se moleste porque ha perdido un momento de su vida que no regresará. Por eso, aunque tu pretexto sea muy bueno, no funcionará a menos que puedas comprobarlo. Lo mejor es avisar con anticipación si vas tarde para que se prepare mentalmente.

Por: Gerardo Guillén.