La industria del videojuego se encuentra ante una época de cambios. Muestra de ello es que tanto Sony como Microsoft se encuentran muy lejanos a presentar un sucesor de sus PlayStation 4 y Xbox One respectivamente. En su lugar, ambas empresas decidieron “darle un levantón” a su producto estrella; en el caso de Xbox, esta mejora lleva por nombre Project Scorpio.

No es el primer update que se realiza a la famosa caja X. Ya tenemos en nuestras manos la Xbox One S; además de ser un poco más pequeña que la original porta mejoras de rendimiento como una fuente de poder interna y 2TB de almacenamiento.

El Project Scorpio, por otro lado, hace algunos cambios de fondo. Similar a comprar piezas nuevas para una PC, esta Xbox ampliará la potencia de los componentes para reproducir juegos en definición 4K e incluso con algunas mejoras gráficas en algunos casos.

Ya tenemos conocimiento del poder gráfico que portará el Project Scorpio; se trata de la versión más nueva y capaz de la Xbox One.

vgezone.com

El origen de este proyecto se debe a que las tecnologías computacionales avanzaron mucho en apenas pocos años, mientras que por tradición, el ciclo de vida de una consola de videojuegos puede alcanzar hasta más de 6 años. Por ello, la solución de Microsoft es darle más potencia a sus consolas existentes para extender su tiempo de relevancia.

Ahora sabemos que la capacidad gráfica del Project Scorpio será hasta 4.6 veces mayor que el One normal. Contará con su propio procesador personalizado de 8 núcleos a 2.3Ghz, 12GB de memoria GDDR5. Además tendrá un lente óptico de Blu-ray en 4K UHD y un disco duro de un 1TB. La tarjeta gráfica constará de 40 unidades de cómputo a 1172 Mhz.

Quizá todos esos números no nos digan gran cosa si no somos expertos; pero lo cierto es que supuestamente será la potencia suficiente para una experiencia de realidad virtual de última generación. Aunque de momento Microsoft se mantiene cauteloso al respecto de anunciar su propio set de VR (aparte del carísimo Hololens, claro).

Por: Daniel Pérez.