El pulque, la bebida de los Dioses, desde la época prehispánica hasta la fecha, sigue siendo muy apreciada. No por nada es parte importante de la cultura mexicana, reconocida internacionalmente como parte de nuestra tradición. Parte de ella son las pulquerías.

Algunas recientes y otras más viejitas, todas reciben con los brazos abiertos a los clientes que buscan degustar el peculiar sabor de éste néctar. Para los que están en la búsqueda de diferentes lugares, que se distingan por un buen ambiente y un buen sabor, “Nomás no llores” precisan su visita.

Ubicada en Xochimilco, cuenta con más de 50 años de servicio. Hay curados de una buena variedad de sabores (sin faltar el blanco), y al tratarse de un espacio familiar, también hay a la venta comida (a diferencia de muchos lugares que frecuentamos, donde sólo hay alcohol y con suerte una botana). También hay a la venta cerveza para quién no sea muy aficionado del pulque.

Entre semana suele ser un lugar tranquilo, pero llegando el fin, se abarrota de jóvenes decididos a comenzar de la mejor manera estos días. Entre las características de este lugar, es que se encuentra en un callejón alejado del bullicio de la ciudad, lo que lo hace mucho más ameno.

Su estilo tradicional y pintoresco, sus sabores, los precios accesibles y el buen ambiente derrochado por sus visitantes, la convierten en una pulquería imperdible para los ex-defeños.

Dirección: Callejón Galeana (Entre Niños Héroes y Cinco de Mayo), Xochimilco, CDMX.
Horario: Abierto de Lunes a domingo de 11:00 a 20:00 hrs.

Por: Fabiola Rocha