La música es sin duda el arte predilecto del ser humano, podemos conocer personas sin gusto por las películas, por la pintura o la escultura, pero es casi improbable encontrar a alguien que no guste de alguna melodía musical. Tal como decía Nietzsche, “sin música la vida seria un error”. De esta idea surge esta terapia tan efectiva.

Está comprobado que la música llega a un nivel más profundo que las palabras. Debido al poder sutil y profundo que tiene en el ser humano, permite explorar lugares de nuestro interior y nuestra psique, que otras técnicas no pueden.

El término musicoterapia, según la Federación Mundial de Musicoterapia, se refiere al uso de la música y/o sus elementos (sonido, ritmo, melodía, armonía) que lleva a cabo un musicoterapeuta calificado con un paciente o grupo, en un proceso que se crea para facilitar y promover la comunicación, las relaciones, el aprendizaje, el movimiento, la expresión, la organización y otros objetivos terapéuticos relevantes, para así satisfacer las necesidades físicas, emocionales, mentales, sociales y cognitivas.

Tiene como fin desarrollar potencialidades y/o restaurar las funciones del individuo de manera tal que éste pueda lograr una mejor integración interpersonal y consecuentemente una mejor calidad de vida a través de la prevención, rehabilitación y tratamiento.

La musicoterapia no considera que la música por si misma puede curar; no existen recetas musicales generales para sentirse mejor. Tampoco se puede emplear un mismo tratamiento para dos casos, al trabajar con la singularidad, cada abordaje es diferente.

El terapeuta puede trabajar con la imaginería musical receptiva, la improvisación, la interpretación de canciones, la creación clínica de canciones y la técnica vocal terapéutica, entre otros. En ese proceso, el musicoterapeuta promueve y registra cambios expresivos, receptivos y relacionales que dan cuenta de la evolución del tratamiento. En las sesiones de musicoterapia, se emplean instrumentos musicales, música editada, grabaciones, sonidos corporales, la voz y otros materiales sonoros.