Una de las joyas más reconocidas en la sociedad son los anillos de compromiso; a pesar de las opiniones divididas de si se trata de un acto de amor, o un modo de marcar territorio, la verdad es que es una tradición que tiene casi 5,000 años. ¿Pero sabes de dónde surge esta costumbre?

No hay datos exactos de cuando se comenzó esta práctica, pero las versiones más aceptadas surgen desde la antigua cultura egipcia, en la que se regalaban cañas adornadas. El hecho de que sea una círculo, simboliza que no tiene principio ni fin, es decir, era una muestra de amor infinito que incluso traspasaba la muerte.

Otra historia, un poco más ruda, es sobre los bárbaros que utilizaban grilletes y argollas para capturar a las mujeres y así marcarlas como suyas. Para los romanos era distinto, éstos utilizaban los anillos como sello para elementos de importancia, por lo que al regalar esto a una mujer era una promesa y evidencia de confianza.

 

Quizá te interese:
 Las joyas más importantes de la historia para DVG.

 

Asimismo, existen diversas teorías de porque se coloca en el dedo anular de la mano izquierda. Antiguamente se creía que existía la vena amoris o vena del amor, que estaría conectada directamente con el corazón. Otra explicación es que cuando se coloca el anillo se reza: “En el nombre del padre, del hijo y del espíritu santo. Amén” y se cuenta los dedos desde el pulgar hasta terminar en el anular.

 

Existen diversos tipos de anillos de compromiso, por lo que enlistamos el significado de cada uno.

Promesa: Se regala durante el noviazgo, es una demostración de amor, así como una promesa de fidelidad. Suelen ser sencillos.

Compromiso: Se da para pedir matrimonio a la pareja, es el más popular de los anillos y son de oro con una piedra preciosa, usualmente un diamante.

Argolla matrimonial: Se intercambian durante la boda, son de materiales resistentes como el oro y la plata que simbolizan la durabilidad del matrimonio, además se graba el nombre de la pareja para vincularlos.

Churumbela: Son especiales para celebrar alguna ocasión, puede ser el nacimiento del primer hijo o aniversarios importantes como de 10, 20, 50 años. Son un poco más adornados con pequeñas piedras preciosas.

Presente, pasado y futuro: Se obsequia después de los 10 años, sustituye al de compromiso, es una renovación del compromiso donde se entrega el pasado, el presente y el futuro. Tiene tres piedras preciosas que simbolizan cada uno de los tiempos anteriores.

 

 

 

Por: Margares.