Todo en su momento hemos acudido al regalo del roperazo, así como hemos sido víctimas de él y si eres nuevo en el tema, te tenemos algunas recomendaciones para no morir en el intento.

 

Quizá te interese:
¿Estar a la moda en Navidad? Te proponemos suéteres de bajo costo

 

Siento que esta nota es más una crónica que una nota común, ahora verán la razón…

Tengo que confesar… Tuve una suegra que me enseñó a aplicar el roperazo. Durante algún tiempo durante los primeros meses de noviazgo con su hijo, continuamente recibía de manos de los dos regalos bastante… ¿Cómo podría decirlo…? Inservibles y sin un fin aparente, aunque debo confesar que soy de las que conservan lo que sea que me den, había veces que me preguntaba… “¡¿Para qué quiero un portaretrato de bebé?!”, por dicha razón, ,me di a la tarea de investigar cuáles son los regalos que podrías reciclar, sin morir en el intento.

 

Pijamas

Todos tenemos una pijama ridícula que nos regalaron en algún momento y no nos gustó, así que es hora de sacarla del ropero y darla a quien le de un buen uso como esperaban que lo hiciéramos nosotros.

Artículos de belleza

Este es un gran regalo que puedes pasar sin problema a alguien que lo aproveche mejor que tú, ya que no hay mujer que se resista a una crema de manos por ejemplo o un hombre a una espuma para rasurar. Estos son regalos útiles y aunque son un tanto personales, no rayan en el mal gusto.

Discos o películas

Los discos son un gran obsequio. Por alguna razón las personas son dadas a guardar cualquier disco del género que sea con tal de tener más en su colección.

Las películas, ni se diga, son un regalo que siempre gusta y es un hecho que al no saber de qué va, la gente suele mirarlas y no juzgar por el título, así que a este lo califico como un regalo de 10 para dar.

Portarretratos

Seguro te regalaron en el pasado alguno y su gran capacidad para ser recibido por hombres o mujeres es una ventaja que no podemos desperdiciar, si tienes esta opción a la mano, ¡no lo pienses más!

Accesorios de baño

Esta opción es de esas que por mucho nos salva ilesos de todo mal de intercambio, ya sea que tu receptor de obsequio tenga una tina de baño o no, regalar la canastita con el surtido rico de sales para baño, es un gran regalo de roperazo para toda ocasión.

Ropa

¡No se diga más! Seguro la aplicaste, te la aplicaron y no hay nadie en el mundo que no lo haya disfrutado, porque este es el clásico de clásicos. Punto.

¡Listo! Estás preparado en el arte del roperazo para no quedar mal estas navidades. Espero hayas aprendido de esta lección y recuerda… Diviértete mucho 😉

Todos en su momento hemos acudido al regalo del roperazo, este es un clásico mexicano, por ello, tenemos algunas recomendaciones para ti.

Kathy Gamez

 

 

Por: Azenet Folch.