SabroseAndo visitó uno de los más estupendos restaurantes de cocina francesa además de autor en la CDMX.

Este oasis de sabor francés lleva como nombre,  Rouge Bohème Bistro. Este se trata de un romántico sitio, que encierra los más delicados y exquisitos sabores de la gastronomía francesa con un toque extraordinario, gracias a los ingredientes mexicanos, algunos de ellos orgánicos, que sólo ellos podían emular.

Quizá te interese:
[Video] BF Dinner Club – Sabroseando CDMX

Ubicado en la calle de Copenhague # 29, en la colonia Juárez en la Ciudad de México, el restaurante se encuentra en un callejón donde el bullicio es el pan de cada día. De pronto, te topas con adornos de series de luces, mesas montadas con copas de vino, pequeñas macetas de plantas de especias sobre estas y unos libros de bolsillo que en su interior esconden la carta de los alimentos que sirven en el restaurante. Las tonalidades que maneja el sitio son en marrón y rojo, cosa que lo torna inolvidable.

Rouge Bohème Bistro, el sitio perfecto para pasar una velada romántica, a la luz de las velas y el deleite de excelentes platillos de autor.

©AzenetFolch

El pasillo de la antesala del lugar, permite vislumbrar en el fondo la cocina de estilo abierto, en donde preparan los platillos ante los ojos de los comensales. Al costado izquierdo se encuentra un brillante bar, en el que sirven de todo tipo de bebidas, aunque su especialidad son los vinos para acompañar los alimentos.

Rouge Bohème Bistro, el sitio perfecto para pasar una velada romántica, a la luz de las velas y el deleite de excelentes platillos de autor.

©AzenetFolch

En el restaurante se encuentra el dueño del lugar, Sebastian Lelouch, a quien lo reconocerás de inmediato por su acento. Es un tipo en extremo amable, de un carisma extraordinario y con toda la actitud de hacer que pases un momento inolvidable.

Rouge Bohème Bistro, el sitio perfecto para pasar una velada romántica, a la luz de las velas y el deleite de excelentes platillos de autor.

©AzenetFolch

La cocina de Rouge Bohème Bistro es de autor. Omar Arriaga y yo, tuvimos el gusto de probar 3 platillos distintos en sabor y con un emplatado singular que enamoró todos nuestros sentidos, donde la estrella para intensificar los sabores fue el vino de la casa, del cual su sabor fue majestuoso, con suavidad de seda.

Rouge Bohème Bistro, el sitio perfecto para pasar una velada romántica, a la luz de las velas y el deleite de excelentes platillos de autor.

©AzenetFolch

El primer platillo se trató de un delicioso pulpo acompañado de puré de zanahoria y anís, mi experiencia a la boca fue compleja. Sus sabores están perfectamente separados a pesar de comerlo en conjunto. Como segundo plato, tuvimos la fortuna de saborear un exquisito platillo impensable en México, que es camote salado en curry, el cual nos estalló en el paladar con su delicioso sabor. Llevaba en el centro una estructura hecha de quinoa, que de acuerdo a mi gusto fueron una delicia y se lo recomiendo a los amantes de los vegetales.

Rouge Bohème Bistro, el sitio perfecto para pasar una velada romántica, a la luz de las velas y el deleite de excelentes platillos de autor

©AzenetFolch

Por último, probé el cerdo, con puré de camote, por el cual, no dejé pasar la oportunidad de felicitar al chef. El corte es sellado con manteca del mismo cerdo, colocado en el plato sobre un espejo de salsa de cassis y decorado con hermosas flores comestibles de colores, las cuales son cosechadas en las chinampas de Xochimilco, en la Ciudad de México. Este último, nos dejó con un sabor de boca único y es el platillo que les recomiendo pedir en su visita, sin antes aconsejarles tomar una mesa en la que disfruten de la delicia de mirar cómo preparan y emplatan los alimentos los chefs, es un verdadero disfrute a la vista.

Quizá te interese:
Cheese Club Sabor y Caracter: Deliciosa variedad gourmet de quesos cumplió 3 años

Para cerrar, sus postres son un manjar, no tengo un favorito que recomendarles, ya que probé ¡de todo! y son más que excelsos. Abren de lunes a sábado a de 09:00 a 22:00 horas. ¡Buen apetito!.

Nos leemos en el futuro.

 

Por: @AzenetFolch