Si tienes hambre pocos minutos después de comer podría hacerte falta algo de fibra.

La fibra es parte de una dieta saludable, ayuda a controlar el peso, a tener una buena digestión y reduce el riesgo de padecer enfermedades del corazón. Si no estás segura de que te haga falta incrementar su consumo pon atención a estos síntomas:

El estreñimiento es una clara señal de esta deficiencia.

Quizá te interese:
Problemas frecuentes en el Aparato Digestivo

Si tienes un poco elevado el colesterol, la fibra te ayudará a disminuirlo.

Para estar en línea, tomar fibra soluble antes de los alimentos es de gran ayuda.

Sí te sientes cansada o con náuseas, puede ser que estés obteniendo la mayoría de tus calorías de harinas refinadas o proteínas.
La fibra ayuda a disminuir el riesgo padecer diabetes. Ésta puede ayudar a prevenirla hasta en un 28 % y también a controlarla una vez que se tiene.
Una buena manera de permitir que la fibra cumpla su cometido en el sistema digestivo es acompañando su ingesta de buenas cantidades de agua. Claro que como todo en la vida, los excesos son malos.

 

 

Por: Joanna Gutiérrez