Un beneficio de nuestro momento actual es la toma de consciencia sobre la importancia de una salud psicológica integral, es decir, buscar el equilibrio entre lo que se siente, lo que se piensa y lo que se hace. Ello constituye la salud emocional.

Una característica de este beneficio es la capacidad relacional para entablar y mantener buenos vínculos con los demás.

Para Abraham Maslow, psicólogo humanista, la medida de una sana vida emocional se refleja en la calidad de vínculos duraderos y satisfactorios que establecemos con otras personas.

Otra característica de la salud emocional es el manejo adecuado de las emociones negativas, pues condicionan nuestro comportamiento psicológico y corporal. Cuando éstas son muy intensas y nos inundan, amén de reacciones impropias, nos provocan enfermedades fisiológicas como jaquecas, presión arterial elevada o problemas digestivos.

Esto porque existe una íntima conexión entre el cuerpo y la mente.

Buscar el equilibrio entre lo que se siente, lo que se piensa y lo que se hace constituye la salud emocional y es muy importante trabajar para conseguirla.

lamenteesmaravillosa.com

Finalmente, otra particularidad de la salud emocional es la capacidad personal de sobreponerse a las adversidades cotidianas.

Estudios psicológicos constatan que no son tanto los acontecimientos negativos los que producen trastornos psicológicos, sino nuestra manera de asumir y afrontar los problemas.

Un proceso de autoconocimiento y reconocimiento de fortalezas personales es de gran ayuda.

La salud emocional es, por tanto, un conjunto de capacidades que generan el equilibrio integral antes mencionado.

Es también una forma de organizar la vida para centrarse en uno mismo mediante la valoración de las relaciones interpersonales, las técnicas o estrategias de control de estrés negativo, y el desarrollo una personalidad cada vez más resiliente.

Buscar el equilibrio entre lo que se siente, lo que se piensa y lo que se hace constituye la salud emocional y es muy importante trabajar para conseguirla.

plusempresarial.com

Para el logro de este estado de equilibrio existen muchas propuestas y métodos que son, probablemente, diferentes vías que conducen a un mismo destino.

De modo general, para vivir sanamente a nivel emocional es necesario trabajar en el reconocimiento de nuestras emociones, en la libre expresión de nuestros sentimientos, en dejar de victimizarse frente a las adversidades; también centrarse en las soluciones, potenciar relaciones sanas y tener una dieta sana en comida y en control del descanso.

Es bien cierto que nadie nace sabiendo cómo hacer todo esto, sin embargo, gozar de una vida emocionalmente sana es una posibilidad abierta para todos.

Fernando Aparicio es psicólogo, terapeuta y acompañante de vida. Su recorrido incluye el trabajo en Recursos Humanos, educación y capacitación.
Facebook: @fernandoaparicioterapeuta 
Twitter: @fe_aparicio
Site: http://fernandoapariciogo.wixsite.com/psico

Por: Fernando Aparicio.