Una de las principales señales de una adicción es la negación de la misma, ya que por definición se trata de una enfermedad crónica y recurrente del cerebro que se caracteriza por una búsqueda patológica (de manera impulsiva) de la recompensa y/o alivio a través del uso de una sustancia u otras conductas.

No sólo es adicto aquel que consume drogas, si no que podemos ser adictos a personas, situaciones, trabajo, emociones, y llegar a tener una adicción sin siquiera ser conscientes de ello.

En general, las personas comienzan a consumir drogas por varias razones:

· Para sentirse bien. La mayoría de las drogas de las que se abusa producen sensaciones intensas de placer. Este gusto inicial de euforia sigue a otros efectos, que varían según el tipo de droga que se consume. Por ejemplo, con estimulantes como la cocaína, a la sensación de euforia le siguen sentimientos de poder, confianza en uno mismo y mayor energía.

 

Quizá te interese:
¡Año nuevo! 5 ejercicios para tener un hermoso abdomen y cuidar tu salud

 

· Para sentirse mejor. Algunas personas que sufren de ansiedad social, trastornos relacionados con el estrés y depresión, comienzan el abuso de sustancias en un intento por disminuir los sentimientos de angustia. El estrés puede jugar un papel importante en el inicio del consumo de drogas.

· Para desempeñarse mejor. Los individuos sienten presión por aumentar o mejorar químicamente sus capacidades cognitivas o su rendimiento deportivo, lo que puede desempeñar un papel en la experimentación inicial y el abuso continuo de drogas como los estimulantes recetados o los esteroides anabólicos / androgénicos.

· La curiosidad. En este aspecto, los adolescentes son particularmente vulnerables por la fuerte influencia y presión de sus pares. Ellos son más propensos que los adultos a participar en comportamientos riesgosos o temerarios para impresionar a sus amigos y expresar su independencia de las normas parentales y sociales.

 

 

 

Por: Fernando Martorell.