Feliz

Mejorhistoria

Cuando una relación comienza, normalmente todo parece ser algo muy agradable, bello y el enamoramiento está a todo lo que da, y quisieras que las cosas permanecieran así por siempre.

Sin embargo, con el tiempo puede suceder que las cosas se aflojan, se enfrían, que se pierdan algunos detalles que antes eran el pilar de la relación, entre ellas, el interés. Por ello, es muy importante poner atención a varios aspectos para mantener una relación sana, y por ende, feliz.

Aquí te decimos algunas cosas que son fundamentales para que pueda ser así:

  • Ante todo, siempre la confianza. Éste aspecto es la base fundamental de toda relación, que cuando se pierde, no es muy probable que siga por mucho tiempo, o al menos, que permanezca en paz. Lo mejor es siempre mantener la confianza en tu pareja, por algo estás con ella.
  • Tener respeto mutuo, como lo hemos aprendido desde niños/as, es sumamente importante. ¿Quién puede estar con alguien que no le respeta?
  • Feliz

    Elconfidencial

    Mantener una buena comunicación (y principalmente ser honestos) es por completo necesario. Decir desde lo que más te agrada hasta lo que te disgusta, fortalecerá la confianza y evitara problemas innecesarios.

  • Un gran error que suelen cometer muchas personas es creer que deben renunciar a alguna o varias cosas. Dejar actividades o amistades “en nombre del amor” es lo peor, si tenían una vida antes de decidir estar juntos, eso no debe cambiar. Debe existir esa libertad de hacer cosas en todo momento.
  • El apoyo es vital, todos/as lo necesitamos en algún momento. Generalmente, de quien más lo esperamos es de nuestro/a compañero/a, y nada se compara con saber que contamos con eso, a final de cuentas, son un equipo.
  • Dar para recibir. Una relación siempre debe ser equitativa (las decisiones, las acciones, etc).
  • Feliz

    elle

    Que no se pierdan los detalles, esos que fueron los que dieron el enamoramiento. Aunque sean pequeñas cosas, cuentan enormemente.

  • Si es necesario, pide ayuda. Puedes llegar a sentir que los problemas ya no tienen solución, pero es mejor agotar cada recurso antes de darlo todo por muerto. Contar con la orientación de algún/a experto/a puede ayudarte a identificar los problemas de raíz y enfrentarlos.

Por: Fabiola Rocha.