Grandes, medianos o pequeños, no importa el tamaño, los senos de las mujeres necesitan cuidado especial para que siempre luzcan firmes y hermosos, ya que sin duda son una de las partes más atractivas del cuerpo femenino.

Sigue estos consejos para cuidar tus senos
y que sigan como parte de tu sensualidad.

Evita el agua caliente

Si lo que quieres es mantenerlos firmes y tonificados, olvídate de tomar duchas con agua muy caliente, ya que esto provoca que tus senos se vuelvan flácidos y se cuelguen. Lo ideal es lavarlos con agua tibia o fría, así ayudarás a la oxigenación de los tejidos, tonificando la piel.

Para devolverles firmeza, pasa sobre ellos un cubo de hielo, durante dos minutos, por lo menos tres veces a la semana.

¡Muévelos!

Aunque no lo creas, tus senos también necesitan ejercitarse, pues están hechos de músculo. El movimiento continuo, les proporciona fuerza y firmeza.

Prueba este ejercicio: toma unas mancuernas y dobla tus brazos a la altura de los hombros, cada vez que subas aprieta los pectorales. Realiza tres series de 15 repeticiones.

senos

shutterstock

Mantenlos en su lugar

Usa bras que mantengan tus senos en su sitio, cerciórate que sean de tu talla para evitar que reboten cuando camines o corras.

El movimiento brusco los puede lastimar y estirarlos (lo que queremos evitar a toda costa). Jamás uses sostenes muy ajustados para que la circulación de tus pechos sea la correcta.

Huméctalos

Las estrías invaden hasta la piel de los senos, por eso es importante mantenerlos humectados e hidratados. Existen cremas especiales para esta parte del cuerpo, así evitarás que aparezcan estrías. También debes cuidarte para no tener cambios bruscos de peso (subir o bajar).

Conoce tus senos

Lo más importante que debes hacer es tocarlos para saber si todo va bien con ellos. Realízate una auto exploración de manera regular para detectar cualquier anomalía o cambio que se produzca en tus pechos y prevenir el cáncer de mama.

Nadia Juárez.