Dormir es sinónimo de recargar nuestra pila. Si no tenemos un descanso adecuado no sólo andaremos como zombis todo el día, también nuestro cuerpo se verá afectado. Los principales culpables de nuestras noches en vela son los trastornos del sueño, consecuencia del estrés, principalmente.

De entre muchas de las irregularidades que tenemos, hay cuatro trastornos que son muy serios y frecuentes; si padeces alguno de ellos, quizá sea una buena idea visitar a tu médico.

Insomnio

Es la incapacidad de conciliar el sueño, a pesar de estar cansado y sentir la necesidad de dormir. Este problema se debe principalmente a la ansiedad o depresión. Afecta al 25 % de la población, número que lo convierte en un padecimiento muy común.

Las personas con insomnio están somnolientas durante el día sin importar que se encuentren en el trabajo o manejando; obviamente esto afecta su vida de manera muy seria.

Quizá te interese:
Cómo recuperar el ritmo del sueñodespués de vacaciones.

 

Apnea del sueño

Se denomina así a las pausas en la respiración y los ronquidos al dormir. Aunque parece inofensivo, no lo es; la falta de oxígeno en el cerebro (aunque sea por unos segundos) daña las neuronas y aumenta la probabilidad de sufrir un ataque cardíaco.

Los trastornos del sueño impiden el descanso adecuado; aunque la mayoría no son peligrosos, algunos afectan la integridad física de quienes los padecen.

Shutterstock

Narcolepsia

Este trastorno del sueño se debe a un problema en el sistema nervioso que causa somnolencia diurna extrema y ataques de sueño. Quienes la padecen no controlan el momento de quedarse dormidos.

Uno de los síntomas más importantes es la cataplexia: consiste en episodios donde es imposible controlar los músculos y provoca que la persona caiga y se quede paralizada durante varios minutos.

Además se presentan alucinaciones hipnagógicas, sueños mientras se está despierto; no se mueve el cuerpo antes de “pegar el ojo” o al despertar.

 

Sonambulismo

Es causado por la ansiedad, problemas mentales y alcoholismo. Es, quizá, el más conocido de los trastornos del sueño, pues provoca que las personas caminen mientras duermen. Si no se les despierta vuelven a su cama o en algunas ocasiones se quedan en otros sitios.

Los trastornos del sueño impiden el descanso adecuado; aunque la mayoría no son peligrosos, algunos afectan la integridad física de quienes los padecen.

©ActualMx

Por: Nadia Juárez.