El cáncer de colon, es el cuarto más frecuente del mundo con unas 700 mil muertes anuales, de acuerdo a la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Daniela Araiza, es la doctora en Ciencias Biomédicas del departamento de Biomacromoléculas, que está a cargo de la investigación, así mismo, Guillermo Delgado, del departamento de Productos Naturales, ambos en el Instituto de Química, precisó la UNAM.

Sucede que derivados de la árnica mexicana (Heterotheca inuloides) tienen un efecto tóxico sobre las células cancerígenas, indicó la UNAM con motivo del Día Mundial contra el Cáncer de Colon, que se conmemoró este 31 de marzo. «Tomando en cuenta que este mal puede ser promovido por la inflamación crónica del intestino, buscamos moléculas que eviten la inflamación», declaró Araiza en un comunicado de divulgación científica de la UNAM.

De acuerdo a la doctora, el efecto a «nivel transduccional y metabólico sobre las células del adenocarcinoma rectal», es positivo para dicho tratamiento.

Se pretende que estas moléculas «tengan como blanco» las células tumorales, ya que los tratamientos actuales con cirugías, radiaciones y quimioterapias, tienen efectos secundarios al afectar células sanas y cancerígenas.

 

Quizá te interese:
Cecehachero Film Fest – Festival Internacional de Cine del CCH de la UNAM

 

Este tipo de cáncer se caracteriza por el crecimiento descontrolado de células en cualquiera de las porciones del colon o en el recto. Un tumor benigno llamado «pólipo adenomatoso» podría desencadenar todo y volverse canceroso con el tiempo.

Estadísticas del Instituto de Cancerología de México y del Instituto de Salud Pública, indicaron que un 95 % de estos cánceres se inician en las glándulas productoras del moco que protege el interior del colon y el recto, el llamado adenocarcinoma. «No se sabe con certeza qué lo provoca, pero está muy relacionado con el estilo de vida, con mutaciones genéticas o alteraciones en el metabolismo», explicó la doctora Araiza.

Para hombres y mujeres, el cáncer de colon se desarrolla en la misma proporción a nivel mundial y las personas con sobrepeso u obesidad, son más propensas. Aunado a esto, la poca actividad física, una dieta baja en fibra y alta en grasas, carnes y carbohidratos procesados, son la tormenta perfecta para padecer cáncer de este tipo.

 

 

Por: Azenet Folch